Nueve de cada diez nuevos contratos son temporales e inferiores a mileurista

Nueve de cada diez nuevos contratos son temporales e inferiores a mileurista
El paro bajó en febrero, el mayor descenso este mes desde el inicio de la crisis, pero la salida de la crisis que anuncian las administraciones se produce con un mercado laboral donde los contratos temporales e inferiores a mileurista son la mayoría. La letra pequeña de los datos del paro hechos públicos ayer por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social muestra que así ocurre con nueve de cada diez nuevos contratos. Hasta febrero se han rubricado ochocientos más que el año pasado (11.461 frente a 10.659), pero apenas el 9,5 por ciento son indefinidos, dos puntos menos que el año pasado. 

Hace dos años se aprobó la reforma laboral para fomentar la contratación y reducir el paro, pero también para reducir la temporalidad de los empleos. Así justificó en parte la nueva norma el Gobierno. Sin embargo, los datos muestran que aunque se han firmado 1.600 contratos más que entonces, hay 1.582 parados más que entonces y el porcentaje de contratos indefinidos ha descendido casi hasta aquel listón, pues entonces eran el 9,4 por ciento.

Además, aunque la Seguridad Social subió ligeramente en febrero, todavía son 1.112 afiliados menos que hace un año. La letra pequeña de los datos del desempleo también muestra que el fraude fiscal es la nota predominante en la provincia de Salamanca. El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha detectado un importante aumento de la economía sumergida. Según la Asociación de Trabajadores Autónomos, en Salamanca hay 9.000 trabajadores que no declaran su actividad laboral, alcanzando el mercado negro más de 500 millones de euros al año en la provincia charra. Los técnicos de Hacienda presentan estimaciones aún más alarmantes, en torno al 28 por ciento del PIB.

Sectores como el de la construcción, la hostelería y la restauración, la agricultura, el trabajo doméstico en hogares que emplean personas y las actividades extraescolares concentran el fraude fiscal, según Hacienda. Y añade que los servicios de todo tipo a las empresas, el transporte de mercancías por carretera y determinadas actividades de asistencia técnica en diferentes administraciones públicas son sectores que pueden tener mayor incidencia de la economía sumergida y el trabajo irregular.

Comentarios