La Universidad de Salamanca inviste doctores honoris causa a Jean Claude Juncker y Manuel Marín

La Universidad de Salamanca inviste doctores honoris causa a Jean Claude Juncker y Manuel Marín

En plena ceremonia, cuando Jean Claude Juncker estaba siendo investido, cuatro estudiantes de la Universidad irrumpieron protestando y gritando en el Paraninfo, interrumpiendo brevemente el acto

La Universidad de Salamanca se viste una vez más de gala para la celebración de una nueva investidura de doctores honoris causa. En esta ocasión, el honor lo recibirán el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, y el expresidente del Congreso de los Diputados o excomisario europeo de Asuntos Sociales, Educación y Cultura, Manuel Marín, entre otros cargos, Manuel Marín.

En ambos casos, estos fueron elegidos por su papel en el proceso de la integración europea y su compromiso para la puesta en marcha del programa Erasmus+, que en este año cumple su treinta aniversario y cuyos actos, además, también se celebraron en Salamanca el pasado 17 de octubre, con la presencia del secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, quien también acude este jueves al acto.

Ambas figuras fueron presentadas y defendidas por el catedrático de Derecho Internacional Público, José Martín y Pérez de Nanclares, y el profesor de Derecho Internacional, Norberto González Alonso, respectivamente, mientras que fueron aprobadas por el Claustro de Doctores en la sesión celebrada el pasado 11 de julio de 2017.

Manuel Marín, reconocido por su proyecto de integración de España en la Unión Europea

Precisamente fue Norberto González quien comenzó hablando sobre la figura de Marín, quien no pudo acudir al acto por motivos personales, siendo sus hijas las que le representaban en la investidura en la que se reconoció la figura de su padre como una de las personas más importantes en la creación del Programa Erasmus +.

El profesor de Derecho Internacional recordó que Marín libro grandes batallas políticas "tanto dentro de España como fuera de ella", entre las que destacó la puesta en marcha del programa Erasmus en 1987, continuando su servicio a la sociedad española, como hizo desde que se inició la transición.

Con una "exquisita formación" tanto en Nancy (Francia) como Brujas (Bélgica), los responsables del PSOE, partido al que estaba afiliado, lo tomarón en cuenta y lo nombraron en 1982 Secretario de Estado para las relaciones con las comunidades europeas. Así, fue el responsable de pilotar el acto histórico que supuso la integración de España en la Unión Europea. Iberdrola, una elección que recibió un amplio consenso.

González Alonso quiso destacar algunas de las intervenciones más recordadas de Marín, como aquella de junio de 1985 en la que defendió la apobración Ley Orgánica en la que se ratificaba el tratado de Adhesion de España a Europa.

Juncker, alguien que "vive y trabaja por un proyecto europeo"

José Martín y Pérez de Nanclares fue el encargado de defender la investidura del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, alguien "que vive y trabaja por un proyecto europeo", algo que está amenzado en estos momentos con movimientos soberanistas e independentistas internos y amenzas externas, como el terrorismo. 

Sin embargo, el jurista destacó su sabia mesura entre reflexión y acción que le han hecho dejar su sello personal en los documentos más importantes que han regido Europa en los últimos tiempos. Políglota de cinco idiomas, ha pasado por todas las instituciones gubernamentales de la Unión Europea, presidiendo la Unión en uno de sus momentos más difíciles de su creación y estando al frente del Consejo en dos ocasiones.

Juncker explicó en su discurso que "es un honor que me concedan el título de doctor honoris causa por parte de esta Universidad que ha visto pasar por ella a figuras destacas del siglo de oro español y que ha acogido a millones de estudiantes". El presidente de la Comisión también halagó la "preciosa biblioteca", la primera de una universidad, y destacó que la USAL también fue la primera en elegir a una mujer como profesora.

Jean Claude Juncker afirmó que la Unión Europea va "más que nunca" de la mano desde que él empezó a trabajar por este proyecto en 1982. Así, el luxemburgués vivió en primera persona la integración de España y Portugal en la comunidad, y pese a que hubo miembros que rechazaron la unión de los países ibéricos, se logró su plena adaptación con grandes esfuerzos realizados.

Esfuerzos que también tuvieron que realizar los países del sur de Europa en el momento de creación de una economía y moneda común, si bien desde entonces le unen grandes lazos de amistad y respeto hacia España, unos sentimientos que han aumentado tras el ímpetu desarrollado por nuestro país para salir de la crisis.

Juncker recordó que la Unión Europa se basa en las reglas de derecho, algo que él conoce bien como doctorado. "Europa es la capacidad de vivir de forma conjunta y sobrepasar las divisiones", algo que "nos une cada vez más y de forma más estrecha", lo que se pone de relevancia gracias al Programa Erasmus+, "el mayor proyecto demográfico de Europa", donde los alumnos y profesores pueden aprender y enseñar en otros países.

También destacó la figura de Marín, porque sin él "esta Europa de los jóvenes no sería lo que es y no habría visto la luz", y puso de relevancia que la amenaza de los nacionalismos "son un veneno que impiden que Europa trabaje de manera conjunta para influir en la esfera mundial". Por ello, Juncker dijo "sí a la Europa de las naciones" y no a la división de regiones, ya superada desde la II Guerra Mundial.

Juncker aseveró que si queremos poseer una economía social y de mercado hay que desplazarse del eje central, como se demostró en la crisis económica que afectó de sobremanera a Europa si bien comenzó fuera de ella.

"Es el momento de construir una Unión que nos aleje de las divisiones, es la respuesta al problema", aseguró el presidente de la Comsión como respuesta ante todos los problemas (refugiados, desempleo, especialemente el juvenil, y nacionalismos) que está sufriendo el viejo continente. Por todo ello, avisó a los partidos tradicionales de que el populismo choca contra una pared.

Esculpir los ideales para las próximas décadas debe ser la prioridad de la Unión Europea en los próximos meses, resaltó Juncker. Y estos deben basarse en los jóvenes, el futuro de la sociedad y a los que se debe integrar social y laboralmente en la región. 

"Europa, la que creíamos muy grande, es efectivamente muy pequeña", ya que cada vez posee menos habitantes y menor fuerza económica. Eso implica que no "podemos quedarnos con los brazos cruzados", y rechazó cualquier tipo de nacionalimo que quiere fragilizar aún más la comunidad europea.

Daniel Hernández Ruipérez: "No hay mejor lugar para reivindicar Europa que una Universidad"

El rector de la Universidad de Salamanca, Daniel Hernández Ruipérez, destacó que la USAL rinde un sincero homenaje a Europa y a la idea del europeísmo condecorando a dos personas que han trabajado por un proyecto de integración.

"Soy de los que cree que necesitamos más Europa", con una mayor diversidad cultural que nos enriquece pero que demuestra que todos los europeos somos tan semejantes pese a ser tan diferentes. Además, no hay ningún lugar mejor para reivindicar Europa que una Universidad, como aseguró Hernández Ruipérez.

  El rector también recordó que “se ha echado en falta una mejor política en la crisis de la emigración masiva y en la toma de decisiones geopolíticas, ya que en estos hechos se basan los populismos que amenazan con romper Europa”.

Hernández Ruipérez afirmó que la universidad “es el lugar del saber, de la cultura que hace a los pueblos libres y solidarios” ya que ayuda a la sociedad a abordar desde el conocimiento los problemas que sufrimos, como son “las políticas ilegales derivadas de los siempre egoístas movimientos de separación y ruptura”.

Todo ello hace el Programa Erasmus algo “muy necesario”, porque sirve para que Europa siga prosperando en paz, algo que no logró tras la II Guerra Mundial gracias a unos “hombres de articulación, hombres bisagra”, una figura que también encarna Jean Claude Juncker, y puso como ejemplo que su nombre y apellido reflejan bien la cuestión fronteriza, una condición que ha superado.

También agradeció a Juncker el movimiento a la cordura que abandera, más aún en estos momentos de “abandono absoluto de la razón que estamos viviendo en España”, y recordó que la concordia debe ser la guía del proyecto español y catalán una vez sea reestablecida la ley, para así lograr un “proyecto de convivencia”.

De igual manera, destacó la figura de Manuel Marín como “un hombre de frontera en un sentido muy diferente”, ya que “él es el rostro de nuestra presencia en Europa. Él fue Europa en España y España en Europa, y tenemos una impagable deuda con él”, aseguró un emocionado Daniel Hernández Ruipérez, ya que a Marín se le debe “que España dejara atrás una serie de complejos”.

Estos son algunos de los motivos que esgrimió el rector para hacer patente el reconocimiento que ofrece la Universidad a estas dos personas en los albores del VIII Centenario. Una USAL que es una de las universidades “más demandadas por los estudiantes europeos para vivir la experiencia Erasmus”.

Además, resaltó que la USAL es el “puente y enlace privilegiado con Europa de las universidades de Iberoamérica”, y que “la presencia de miles de estudiantes no europeos nos hacen doblemente atractivos para todos los estudiantes que vienen de fuera”.

Comentarios