Julián Lanzarote: "Antes de ser político yo ya llevaba mucho tiempo trabajando y cotizando"

Julián Lanzarote: "Antes de ser político yo ya llevaba mucho tiempo trabajando y cotizando"
"Me decían que despertaba dos sentimientos: los que me querían a rabiar y los que me odiaban a muerte". Con esta frase resume Julián Lanzarote su paso por la Alcaldía de Salamanca durante dieciséis años. Ahora, con la distancia que da el Senado pero la cercanía de quien continúa residiendo en Salamanca, ha repasado algunas cuestiones en el programa ‘De tú a tú’ de La 8, presentado por Alberto Pérez.

Cuatro legislaturas dan para mucho. "Salamanca ha ganado un espacio bajo el sol, sobre todo en materia cultural. Antes muchos no nos situaban en el mapa”. Por eso asegura que “en una labor de tanto tiempo tiene que haber muchos lunares pero que sea la gente la que juzgue. Tengo capacidad para olvidar". Aunque recuerda que "yo he llegado a conocer una Salamanca que era puro barrizal, muy pobretona y algo destartalada, con excesivos gamberros. Cuando me dieron el bastón de mando tenía la oportunidad de actuar”.

Y lo hizo, en algunas ocasiones con polémica. La última fue la propuesta de construcción de un aparcamiento subterráneo en la plaza de Los Bandos. “Nunca entendí a los que se oponían frontalmente. Era muy bueno para la ciudad. Como lo era el magnífico edificio que se iba a construir en las Adoratrices y que no se hizo porque decían que era un jardín medieval. Vamos a ver cuánto tiempo está eso como un solar. Estas cosas da la impresión de que sólo pasan en Salamanca y nadie sabe por qué. En treinta años diremos qué pena por no haberlo hecho en su momento".

Lanzarote vs. Mañueco

El nuevo alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, desistió de este proyecto en Los Bandos, defendiendo ahora un párking subterráneo en la avenida de los Comuneros, donde también ha encontrado oposición vecinal. "¿Que si prefiero el parking de Los Bandos al de Comuneros? Lo que preferiría es que no hubiera controversias de este tipo en pleno siglo XXI”, afirma Lanzarote, que no cree que Mañueco esté tomando decisiones que revocan las adoptadas en su día por él por el mero hecho de marcar diferencias. "No creo que desde la Alcaldía actual se estén distanciando de mi etapa aunque estoy muy centrado en mi tarea legislativa y lo veo un poco desde fuera. Son tiempos distintos y ahora es más difícil hacer cosas".

Y es que, cabe recordar, Mañueco cambió el proyecto del paseo de la Estación que aprobó Lanzarote, también introdujo cambios en la remodelación de la muralla en Rector Esperabé y devolvió el doble sentido de circulación a María Auxiliadora, por poner algunos ejemplos. "Me hago cruces cuando decían que el alcalde se empeñaba en que María Auxiliadora fuera de un único sentido. Estaba en un Plan de Movilidad diseñado por técnicos que saben de esto. Yo no era un técnico y me limitaba a intentar dejar una ciudad mejor siguiendo las indicaciones de los expertos", explica Lanzarote.

La figura del político

En un contexto como el actual en que la figura del político está tan denostada y vilipendiada, el ex alcalde de Salamanca sale en defensa de la labor que realizan muchos compañeros cada día. Aunque matiza: "Dicen que los políticos no hacemos nada, pero antes de serlo yo ya llevaba mucho tiempo trabajando y cotizando". Y es que, continúa, en ocasiones se juzga a la persona sin conocerla. "Hay adversarios políticos tipo lapa que se te pegan y no te dejan vivir. Los que dicen que no era dialogante no me conocen porque yo hablaba hasta con las farolas". 

Tan sólo hay una cosa que Lanzarote echa en falta, el fútbol los domingos. "Mi vida familiar es más intensa que antes y solo echo de menos una cosa, que no puedo ir los domingos a ver a la Unión. Los culpables de la desaparición de la Unión seremos todos, pero no se adelanta nada buscándolos. Es una de las espadas en el corazón de mi vida".

Comentarios