Casi treinta colegios rurales habrán cerrado sus puertas en el último sexenio

Casi treinta colegios rurales habrán cerrado sus puertas en el último sexenio

La despoblación del mundo rural es cada vez más evidente y uno de los termómetros que así los demuestran es la educación. No hace tanto tiempo, los colegios del mundo rural rebosaban alegría y vida. Los más pequeños estudiaban en las escuelas de su localidad y luego, en función de sus necesidades o incluso en función de sus aspiraciones decidían acudir a otras localidades o a la capital. Pero en los últimos años, el reguero de cierres de colegios rurales supone un panorama desalentador.

Y es que las estadísticas son aplastantes. En los últimos seis años, Zamora habrá perdido 27 colegios en su provincia. Algunos eran Colegios de Educación Infantil y Primaria, mientras que otros formaban parte de los conocidos CRA (Colegio Rural Agrupado). Así, en el curso 2011-2012 se quedaron sin colegio las localidades de Benegiles, Codesal, Colinas de Trasmonte, Olmillos de Valverde, El Piñero y San Miguel de la Ribera. Tras esas seis localidades, en el curso siguiente fueron otros cinco pueblos: Tagarabuena, Perilla de Castro, Pueblica de Valverde, Cubillos y Pino del Oro.

Tampoco fue mejor en el curso 2013-2014, cuando los pueblos que se quedaron sin centro educativo fueron cuatro: Cabañas de Sayago, Pinilla de Toro, Moreruela de Tábara y Riofrío de Aliste. Y justo el doble, ocho, se cerraban en el 2014-2015: Santa Coloma de las Carabias, Cerecinos, Santovenia, Villadepera, Rabanales, Villalazán, Santa Croya de Tera y Villanueva de Azoague. Por último, el año pasado, esa hemorragia de taponó, con ‘solo’ dos cierres: San Agustín y Santibáñez. 

Para el curso 2016-2017 que comenzará en septiembre, todo apunta a que serán otros dos pueblos los que pierdan sus colegios: Molacillos y Arrabalde. Dos localidades que unidas a las 25 anteriores completan las veintisiete que en el último sexenio han perdido en su territorio la imagen del centro educativo.

Comentarios
Lo más