Los hospitales aceleran su deterioro por el abandono de Sanidad al centrarse en las obras del nuevo edificio

Los hospitales aceleran su deterioro por el abandono de Sanidad al centrarse en las obras del nuevo edificio

El complejo hospitalario de Salamanca presenta un importante deterioro. Tanto en el Clínico como en el Virgen de la Vega los desperfectos se suceden, afectando al trabajo diario de médicos y personal de enfermería.

Desde hace un año se vienen denunciando goteras, desprendimiento de cornisas, altas temperaturas de las habitaciones y falta de una climatización adecuada. También el deteriorado estado del mobiliario, desde camas rotas hasta aparataje obsoleto que duerme en espacios inutilizados. Durante las últimas semanas las quejas de los trabajadores se suceden, al estar desempeñando una labor en la mayoría de las ocasiones con unas mínimas condiciones de seguridad y salubridad.

Los propios trabajadores y pacientes han remitido a SALAMANCA24HORAS imágenes de las deficiencias que presentan los hospitales, como puede apreciarse en el vídeo adjunto a esta noticia. Suelos y paredes del interior del Clínico y el Virgen de la Vega parecen en ocasiones más propios de un edificio en ruinas, abandonado a su suerte.

Algunas deficiencias se subsanan con parches temporales, eso sí, mientras hay pacientes en la sala de espera de una consulta, compartiendo espacios con botes de pintura abiertos y restos de salpicaduras de pintura que emanan sustancias tóxicas. Estas situaciones han deteriorado la salud de los trabajadores, ocasionando bajas laborales por razones psicológicas y también han deteriorado el funcionamiento y la calidad de los servicios prestados, incrementando los costes económicos.

Mientras tanto, continúan las obras del nuevo hospital, cuyo plazo de conclusión es 2019. Fecha, por lo menos, hasta la que se mantendrá la construcción, según contempla el proyecto de Presupuestos de la Junta de Castilla y León.

Los sindicatos que representan a los trabajadores del hospital reclaman que la construcción del nuevo complejo no suponga abandonar a su suerte a los actuales edificios. Los problemas se suceden y comienzan a pasar factura a las consultas diarias. Por tanto, a los pacientes.

 

Comentarios
Lo más