Un grupo de estudiantes interrumpen la ceremonia de doctor honoris causa de Jean Claude Juncker

Un grupo de estudiantes interrumpen la ceremonia de doctor honoris causa de Jean Claude Juncker

La ceremonia tuvo que detenerse unos segundos hasta que los servicios de seguridad consiguieron expulsarles del Paraninfo, donde se celebraba el acto. El Consejo de Delegaciones de la USAL ha condenado el acto

Confusión en el Paraninfo durante el acto de investidura del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, cuando los servicios de seguridad han expulsado del acto a un grupo de cuatro estudiantes que se encontraban presentes en la sala, a la que han podido acceder por su condición de alumnos de la USAL. 

Estos se encontraban sentados siguiendo el acto en la sala cuando los servicios de seguridad han detectado que se trataban de alumnos de alguna asociación convocante de la concentración que se encontraba en la plaza de Anaya protestando por la concesión del honoris causa a Juncker.

En ese momento, les han invitado a salir, ya que portaban un folio con un lema contra el presidente de la Comisión Europea que uno de ellos ha enseñado mientras abandonaba la sala a requerimiento de los servicios de seguridad y gritando el mismo contra el acto. 



Condena del Consejo de Delegaciones

El Consejo de Delegaciones ha enviado un comunicado en el que condena la actitud de los estudiantes que "han alborotado y enturbiado el acto de investidura". Así, según comentan, "los estudiantes somos un grupo de ideologías heterogéneas pero no por ello se debe interrumpir los actos académicos de nuestra Universidad y más de carácter tan significativo. Desde este órgano pedimos respeto a las distintas opiniones que existen en el ámbito universitario y queremos recordar que hay cauces debidos para expresarla dentro de nuestra comunidad universitaria".

Según comentan, la asociación CEA tuvo la oportunidad de pronunciarse en el Consejo de Gobierno cuando se aprobaron los nombramientos, sin embargo no lo hicieron. "Les llamamos a que en futuras ocasiones respeten a toda la comunidad, sobre todo a los estudiantes y no dañen su imagen. Hay cauces pertinentes para la protesta y estos se deben aprovechar".

Concluyen diciendo que "la Universidad es un espacio de intercambio de opinión y más la Universidad de Salamanca que celebra su VIII centenario. Esperamos que esto siga siendo así para toda la comunidad y que estos acontecimientos no empañen la imagen de los estudiantes, que no se sienten representados por este grupo de personas".

Comentarios