La Gomera infinita

Esta semana nos vamos hasta la isla de La Gomera, punto de encuentro de todos los canarios y polo de atracción para propios y visitantes. En busca de algunos de sus misterios y ramificaciones antropológicas, he podido tener una interesante y amplia entrevista con mi buen amigo Carlos Jesús Pérez Simancas, ávido y más que solvente buscador de historias. De esa conversación, comparto el siguiente extracto:

- ¿Es la isla de La Gomera una de las grandes desconocidas dentro de la divulgación de lo insólito, sus leyendas, etcétera? 
- Definitivamente sí. Como en casi todo, las islas menores no son tan tenidas en cuenta por los medios de masas del archipiélago. La Gomera, dentro del mundo del misterio, se muestra como un viejo arcón esperando ser abierto. Es difícil no encontrar en esta isla a alguien que haya vivido o que conozca a alguna persona que haya tenido un encuentro con lo insólito.

- ¿Es La Gomera icono de la brujería en Canarias? 
- Pienso que sí. De hecho creo que es una isla donde la brujería se ha mantenido de forma perenne en las costumbres y en la imaginación de los isleños. La brujería en La Gomera es un fenómeno que puede tener muchas lecturas. Estudios recientes afirman que en la isla existían comunidades en torno al S. XVIII, que no habían tenido un contacto tan intenso con los europeos, por no decir ninguno. Por eso no es de extrañar que manifestaciones religiosas de los antiguos gomeros pervivieran en esas comunidades. De hecho, el arte de adivinar, estuvo presente hasta finales del S. XIX.  Aquello originó que se clasificara de manera  oficiosa  a los nativos de la isla entre los cristianos y los isleños no cristianizados intensamente. 

- ¿Qué papel juega la zona de La Laguna Grande en el crisol de la brujería? 
- Muchos claros de bosque, y en especial la Laguna Grande, sirvieron como refugio de ritos ancestrales. Antonio Tejera Gaspar mencionaba en su libro “La religión de los Guanches”, que lo más llamativo de la Laguna Grande desde el punto de vista arqueológico, era la estela solar, antiguo calendario que marcaba las estaciones y los momentos de cosecha. Hoy queda solamente un monolito de piedra horadado, que pasa casi desapercibido a ojos de los cientos de turistas que pasan a diario por la zona, y que sólo se quedan con el círculo de piedras que ICONA construyó en los 80 para potenciar la leyenda del baile de brujas del lugar. La Laguna Grande, desde el punto de vista de la fenomenología del misterio, daría para cientos de entrevistas.

- ¿Existe alguna relación entre estos lugares y los considerados como sagrados por los antiguos pobladores de la isla colombina? 
- La relación está clara, y creo que cualquier línea de investigación tiene que ir ligada a los avances arqueológicos que se están llevando a cabo en la actualidad. De hecho, los lugares donde surgen las leyendas de aparecidos, figuras espectrales en el camino y luminarias, están relacionados con lugares sagrados de los antiguos gomeros. Una cosa muy curiosa con la que me he topado, es que ciertas leyendas fueron potenciadas por personas que tenían algún tipo de interés en que el resto de la población no pasara por determinados lugares. En una entrevista con Don Antonio Ortiz, me contó que sus abuelos habían pregonado que en la zona de Arguayoda, en el sur de la isla, había aparecido un gigante –lo que en La Gomera se llama Hirguán-, con el fin de ahuyentar a cualquier transeúnte. Sus parientes se dedicaban al negocio del estraperlo. Así podemos adivinar, que muchas de las leyendas fueron en su origen, inventadas aprovechando la tradición oral y el recuerdo de las supersticiones de los antiguos habitantes de la isla.

- Si tuvieras que destacar uno o dos expedientes acontecidos en la isla de La Gomera, ¿Cuáles serían? 
- He hablado de la luz de La Dama, que creo que sería el más importante, pero me gustaría nombrar otro dos: el OVNI de noviembre de 1978 y el caso de la playa de Erese. En cuanto al OVNI, hay que decir que La Gomera vivió una oleada de avistamientos de objetos voladores no identificados, entre los que destaca el ya mencionado y el del año 1976 en La Dama. En noviembre de 1978 un objeto emerge del mar y proyecta una luz blanquecina. Los testigos aseguran que es como la luz de un flash, que durante unos segundos ilumina toda la comarca de Playa de Santiago. Este fenómeno llegó a ser fotografiado por Don Joaquín Nebro, el alcalde que tenía Alajeró entonces. Pero lo más interesante de este caso, es que este objeto persiguió a varios coches que circulaban en las cercanías del Lomo del Camello, en San Sebastián, y salió al paso de un barco pesquero que faenaba entre La Gomera y La Palma. Hoy en día, los marineros recuerdan esa experiencia con mucho temor. En el caso de Erese, no podemos hablar de un fenómeno solamente. Esta playa equivaldría en Tenerife al barranco de Badajoz, en lo que a misterios y casos extraños se refiere. Muchos testigos, entre ellos pescadores, afirman haber oído susurros, cánticos y voces guturales, y haber avistado luces y seres vestidos de negro.

- En el ámbito de las leyendas, la de Gara y Jonay es quizá la más icónica, ¿destacarías alguna otra?
- Y una que tiene más de historia real que de leyenda. Hablo de la historia del muerto que mató al vivo. A principios del S. XX, según cuenta la leyenda, había dos amigos que pastoreaban juntos en la cumbre de Tajaqué. Por algún motivo -hay quien habla de celos por una mujer, hay quien dice que por motivos económicos- uno acabó asesinando al otro. El asesino expandió el rumor de que su amigo había ido a “hacer las Américas”, por lo que le dejó su ganado a él. Decenios más tarde, el “vivo” pasó por el lugar donde había enterrado al “muerto”, y comprobó con estupor que el paso de los años había desenterrado la calavera del que fuera su amigo. Aquello le dio tanta rabia, que cogió su hastia o palo de pastor, y asestó un golpe en el cráneo que sobresalía de la tierra, con tan mala suerte que el palo se astilló y se le insertó a él en el pecho. Hoy una placa recuerda el lugar donde “el muerto mató al vivo”.

- ¿La Gomera tiene misterios relacionados con imágenes religiosas o con lo milagrero? 
- Sí, las tiene. De hecho la Virgen de Guadalupe, patrona de la isla, o las imágenes de Santa Clara y Santa Lucía en el noroeste de la isla, tienen muchos milagros en su haber. Pero lo más que llama la atención, es la disposición de las ermitas y los días del año en los que se celebra su festividad, que no corresponden con el calendario religioso. Esto nos hace suponer que las ermitas fueron colocadas en lugares sagrados para los antiguos gomeros, o en lugares con imaginerías, que corresponden a momentos de siembras y cosechas. Uno de los casos más llamativos sería el de la Virgen del Carmen, de Vallehermoso, como sabemos patrona de los marineros, pero que aquí se encuentra en medio del monte, junto a uno de los caminos reales más importantes de la isla. Otro sería el de la Virgen de Guadalupe de Gerián, situada en una ermita al borde de un precipicio, y al lado del camino real del sur, y ligada a las cosechas del verano. A mí me ha llamado más la atención, por encima de los milagros, la disposición en la que se encuentran estos lugares sagrados; muchos de ellos superponiéndose a lugares de poder de los antiguos gomeros. De hecho, muchas de las ermitas están alineadas entre sí, sugiriéndonos que la isla es atravesada por al menos dos líneas Ney, teniendo como epicentro el jardín de las Creces y la Laguna Grande.

Comentarios
Lo más