El concejal y diputado Gabriel de la Mora, imputado por injurias a la Policía Nacional

El concejal y diputado Gabriel de la Mora, imputado por injurias a la Policía Nacional

ENCUESTA EN TWITTER: ¿DEBE DIMITIR YA GABRIEL DE LA MORA?

La Confederación Española de Policías se querelló el pasado otoño contra Gabriel de la Mora, concejal del grupo Ganemos en el Ayuntamiento de Salamanca y diputado provincial, por las declaraciones realizadas a través de una red social contra agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Salamanca tras una intervención en el barrio del Carmen. Ahora, la Justicia sigue adelante con el caso.

El Juzgado de Instrucción de Salamanca ha citado a Gabriel de la Mora a declarar el próximo 5 de abril, martes, en calidad de investigado, la denominación que se utiliza ahora para los imputados antes de que haya juicio oral. Está acusado de injurias y calumnias por acusar a agentes de tortura durante una intervención policial en el barrio El Carmen para localizar a un menor de edad fugado.

Como ya publicara SALAMANCA24HORAS, a raíz de la detención de un menor de edad fugado en la calle Sierra de Béjar de Salamanca, que se saldó con la detención de cuatro personas por agredir a agentes, Gabriel de la Mora efectuó el siguiente comentario: “Es la policía, más bien dos concretos policías con antecedentes de tortura, los que se han jartado a pegar a una anciana y  su familia, lo que ha desencadenado la legítima defensa y que todo el barrio se acercara grabar en vídeo lo que estaba pasando”.

Y continuaba: “Luego los polis se han dedicado a cortar las calles para obligar a la gente a borrar sus móviles y así poder ocultar las pruebas de sus delitos y fechorías. A continuación se van al hospital amigo a que les prepare el consiguiente parte de lesiones para así justificar las detenciones ilegales que practican, y por supuesto mandar el consiguiente comunicado oficial con su peculiar versión de los hechos y que la acomodaticia prensa ni siquiera se planteará contrastar”.

Ante tan graves acusaciones consideradas injuriosas, difamatorias y calumniantes, afirma la Confederación Española de Policía, “toda vez que los agentes intervinientes carecen de antecedentes penales, tienen una hoja de servicios impecable y un expediente profesional brillante; la repercusión social que tiene la publicación de estos comentarios inveraces a través de las redes sociales, perjudica y daña la imagen profesional y personal de los Agentes de Policía Nacional que en todo momento intervinieron de conformidad con los principios legales rectores de la actuación policial, según dispone el artículo 5 de la Ley Orgánica 2/1986 de 13 de marzo de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Su actuación fue necesaria, inmediata y proporcional, utilizando la fuerza mínima indispensable para reducir la actitud violenta con la que actuaron los detenidos”.

Añade la Policía que “no es admisible que un cargo público de la Administración Local injurie y calumnie desprestigiando la labor policial, imputando de manera consciente y manifiestamente falsa la comisión de delitos a los dos Agentes de Policía Nacional. La Policía Nacional no tortura, ni detiene a nadie de forma ilegal, ni borra pruebas que acrediten la comisión de delitos. Es muy grave y totalmente intolerable que los ciudadanos tengan representantes que actúen al margen de la ley, sintiéndose adalides de la impunidad en un “todo vale” de manifestaciones viles que contravienen de manera manifiesta y continuada los principios inspiradores de nuestro Estado Social y Democrático de Derecho y vulneran el artículo 18 de nuestra Ley de Leyes”.

 

Comentarios