Asociaciones de padres denuncian el estrés de los alumnos por una prueba sin valor académico

Asociaciones de padres denuncian el estrés de los alumnos por una prueba sin valor académico

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Salamanca (Fedampa) manifiesta su rechazo a la realización de la evaluación final de Educación Primaria según marca la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce). "No creemos que la realización de esta prueba y sus resultados vayan a repercutir de forma positiva ni en el alumnado ni en los centros", asegura en un comunicado.

"La falta de información y de coordinación entre la Administración y los Centros Educativos, se hace evidente ante la falta de tiempo para organizar dicha prueba y para informar adecuadamente a las familias", denuncia Fedampa.

También la federación mantiene un postura en contra de la realización de este tipo de pruebas porque, en primer lugar, se desarrollan en un contexto de incertidumbre legislativa, ya que no saben si la Lomce continuará como ley educativa en próximos años, en función de lo que ocurra en las elecciones de finales de junio. También porque "estas pruebas no ayudan a un aprendizaje del niño ya que se hacen fuera de todo contexto educativo, no se tiene en cuenta la evolución de cada niño ni sus particularidades en el aprendizaje, y de todo contexto familiar, tampoco se tienen en cuenta situaciones que puedan afectar al aprendizaje".

Además, es una evaluación que solo se centra en Lengua, Matemáticas y Ciencias. "¿Entendemos entonces que las capacidades desarrolladas en otro tipo de materias no son importantes para el desarrollo de un niño/a como persona?". Y si la calificación será numérica incluyendo hasta un decimal, "si no se quiere hacer un "listado" de los mejores, ¿no sería suficiente con un calificación cualitativa?".

Por eso, Fedampa no entiende la necesidad del gasto que supondrá la realización de esta prueba, "más cuando se realizan recortes por otro lado. El examen supondrá un estrés innecesario a los alumnos y al profesorado pudiendo convertir las clases en una mera preparación para la prueba". Concluye que "la calidad educativa de los alumnos se sustenta en una formación y valoración del profesorado, en un reconocimiento de las potencialidades y necesidades de cada niño y en un apoyo en su contexto escolar y familiar que facilite su crecimiento global como persona".

Comentarios