Los escolares de once centros educativos disfrutan de teatro en el Liceo

Los escolares de once centros educativos disfrutan de teatro en el Liceo
Continúa la apuesta de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes por formar a los escolares como espectadores y transmitirles el gusto por el teatro, con la representación de la obra 'La camisa del hombre feliz'. Una propuesta interpretada por la compañía catalana Zum Zum Teatre y dirigida a alumnos de quinto y sexto de Primaria. En total participaron 758 escolares de once centros educativos, entre los que se encuentran La Milagrosa, Maristas, Reina Sofía, San Juan Bosco, Teresianas, Caja de Ahorros, Francisco Vitoria, León Felipe, Padre Manjón, Jesuitinas y los alumnos del colegio de Aldeatejada. 

Zum-Zum Teatre lleva 18 años produciendo espectáculos para niños, jóvenes y adultos, para disfrutar y descubrir autores y textos significativos de la literatura y el teatro universales. 'La camisa del hombre feliz' es una obra que nos invita a participar de una de las grandes aventuras de la humanidad, ¡la búsqueda de la felicidad! Y para hacerlo, asocian las nuevas tecnologías a la más pura teatralidad para crear un universo de imágenes animadas, de objetos, de músicas y situaciones para responder una gran pregunta: ¿Quién es el hombre o la mujer más feliz del mundo?

La investigación de la felicidad es el motor que hace carburar este cuento de Tolstoi en el que dos personajes buscan una camisa impregnada de la felicidad de su propietario y esto les lleva a hacer un particular viaje. Este espectáculo desarrolla una historia con una poética que recrea todos los parajes e imágenes que surjan de la imaginación del espectador. No se trata de dibujar decorados o mostrar paisajes, sino de sugerir imágenes que el público tendrá que completar a partir de su propio imaginario. Ropa colgada y maletas son los elementos principales para crear los diferentes espacios y para servir de apoyo a las animaciones y efectos visuales que buscarán sorprender en todo momento a los espectadores.

Comentarios