"Sería un regalo impresionante que el Papa visitara Alba de Tormes el próximo año"

"Sería un regalo impresionante que el Papa visitara Alba de Tormes el próximo año"
El obispo de Salamanca, Carlos López, ha creado una comisión diocesana para los preparativos de los centenarios de Santa Teresa de Jesús: el cuarto de su beatificación y el quinto de su nacimiento. El vicario general de la Diócesis, Florentino Gutiérrez, es el presidente y coordinador de esta comisión, albergando grandes esperanzas para que el Papa Francisco visite el próxima año Salamanca, según recoge una entrevista publicada por la página web de la Diócesis.
 
- Una comisión para los preparativos de los dos centenarios teresianos. El reto organizativo es grande para la diócesis...
- El reto es grande y necesario. No olvidemos que Teresa de Jesús es patrona de la Diócesis. Teresa de Jesús tiene su cuerpo precisamente en Alba de Tormes y por otro parte Teresa de Jesús es una figura realmente gigante en el mundo, no solamente en nuestra religión. Supera a las religiones y es realmente una mujer universal. Ella es capaz de hacer ese cóctel maravilloso entre la fe en Dios y el servicio a los hombres. Es mística pero tremendamente activa. Une en ella todo lo humano y todo lo divino de una manera admirable. Por eso es querida absolutamente por todas las gentes.
 
- Tenemos una santa, tenemos una doctora en Alba de Tormes. Pero, ¿no cree que la figura de Teresa de Jesús está infravalorada en Salamanca?
- Sí, yo creo que en Salamanca y en más sitios. Yo creo que la riqueza humana y espiritual que ella tiene, por la cual la hacen doctora de la Iglesia, la tenemos aún por descubrir. En este momento que la Iglesia está tratando de hacer una nueva evangelización, pienso que la figura de Teresa de Jesús podría ser un estímulo y un ejemplo. Ella es la que hace la reforma de su Carmelo partiendo de la vida interior. Esto nos podría ayudar a que nosotros también hiciéramos una reforma de nuestra Iglesia partiendo de sus criterios. Que son criterios fundamentales y básicos. La riqueza de una renovación que parte del interior, de la última morada en la cual el Señor asiste en nuestra vida y en nuestro corazón, de ahí tendríamos que partir, de dentro hacia afuera.
Todo el Camino de perfección que ella propone, toda la conquista del Castillo interior en las Siete moradas yo creo que esto podría ser magníficamente un servicio a nuestros fieles porque es auténticamente evangelio. Es una página del evangelio que ella vive de una manera muy especial. Por eso la Iglesia la ha puesto como doctora de la Iglesia. Primera mujer doctora de la Iglesia junto con Catalina de Siena.
 
- El pasado 27 de febrero se celebró en Alba de Tormes la primera reunión de esta recién creada comisión. ¿Puede adelantarnos algo de lo que han hablado?
- Fue una reunión más bien sencilla. Íbamos a ponernos en contacto las catorce personas que componen esta comisión. Se trataba primero de conocernos, ver qué interés teníamos por Santa Teresa cada uno desde diversas perspectivas y después nos hemos organizado en tres comisiones: una dedicada a la Liturgia y las peregrinaciones; otra a la evangelización, teniendo en cuenta la doctrina teresiana y otra dedicada fundamentalmente al diálogo entre la fe y la cultura. Hemos puesto un secretario que nos aglutine y hemos dispuesto unas fechas para volver a reunirnos.
 
- Los obispos españoles le han pedido al Papa que visite España el próximo año con motivo del quinto centenario del nacimiento de Santa Teresa. ¿Qué supondría para nuestra diócesis de Salamanca la presencia del Papa Francisco en Alba de Tormes?
- El Papa cuando va a cualquier sitio la misión es confirmar la fe de los hermanos. Si él viene es un empujón que nos da a la hora de creer en este tiempo difícil que estamos viviendo. Nos animaría muchísimo en la fe que tenemos y que necesitamos hacer crecer. Y en concreto con este Papa, que tiene esas cualidades tan especiales que llega tanto a la gente, sería un impulso realmente muy entrañable y emotivo para tantísimas personas. Creo que sería una riqueza enorme, un regalo impresionante que el Papa Francisco nos visitara en este año. Cosa que él no ha dicho que no, tampoco ha dicho que sí, es verdad. Por tanto la expectación sigue. Y nosotros seguimos pidiendo al Señor que nos conceda esta gracia.
Comentarios