Seis de cada diez empresas aseguran que la situación política les ha repercutido negativamente

Seis de cada diez empresas aseguran que la situación política les ha repercutido negativamente

La ausencia de Gobierno y la situación política que España ha vivido en este último año han tenido influencia en la actividad del 64% de las empresas, según se desprende a la Encuesta sobre Morosidad y Financiación Empresarial que se incluye en Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial elaborado por Cepyme, con la colaboración de la Dirección General de Industria y de la Pymes.

Un 28% de las empresas consultadas señaló que la situación de interinidad política tenía un notable impacto sobre su actividad empresarial, y un 35% indicó que este impacto era moderado. Para el 34% de las empresas consultadas esta situación no tiene ninguna influencia sobre su actividad.

La previsión de crecimiento de la economía española se mantiene en el 3,2% para este año, pese a la gradual desaceleración en el ritmo de crecimiento trimestral que se viene registrando durante el actual ejercicio. Dicha desaceleración conducirá a un crecimiento anual del 2,3% en 2017, según los datos contenidos en este Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial.

El período medio de pago de las operaciones comerciales entre empresas se redujo en el segundo trimestre de este año desde los 83 hasta los 80 días, que representan el mínimo de la serie histórica (desde el primer trimestre de 2008).

Por su parte, la deuda comercial en retraso de pago volvió a incrementarse, representando ya el 72% del total del crédito comercial. Este comportamiento del porcentaje de deuda comercial en retraso de pago y el periodo medio de pago “confirma la necesidad de abordar reformas de calado que permitan erradicar las malas prácticas en materia de cobros y pagos”.

Este estudio pone de relieve asimismo la preocupante evolución de la denominada “morosidad extrema”, es decir, aquellos efectos denunciados, que entran en la categoría de dudoso cobro, y que en agosto acumulaban una demora de 1.087 días, casi tres años de impago. El coste financiero de la morosidad se situó en el entorno de los 900 millones de euros en el segundo trimestre del año, lo que equivale aproximadamente al 0,1% del PIB.

Por sectores, construcción y textil vuelven a situarse a la cola en materia de cobros, con períodos de pago de 93 días respectivamente, más de 30 días por encima del plazo legal (60 días). Por el contrario, papel y artes gráficas y el sector químico son los que mejor comportamiento han mostrado, con 70 y 73 días, respectivamente.

 

Comentarios
Lo más