El Claustro de Colón en San Esteban se abre para las visitas turísticas

El Claustro de Colón en San Esteban se abre para las visitas turísticas

La celebración del octavo centenario de la fundación de la Orden de Predicadores alcanza este viernes una de sus principales jornadas con la apertura por primera vez del claustro de Colón a las visitas. Se podrá hacer los viernes y sábados en horario de 10:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 20:00 horas. Los salmantinos que acrediten que su lugar de residencia es la capital podrán hacerlo gratuitamente los domingos del mes de noviembre.

Los dominicos han acometido la restauración sobre la alfarjía y los arcos del salón y la Consejería de Cultura se hace cargo de la restauración de paramentos, pavimentos, carpintería e iluminación del espacio. Coincidiendo con VIII Centenario de los dominicos en Salamanca se tiene previsto que, además de ser el Salón de Profundis un nuevo espacio visitable del convento durante las tardes de los viernes y todos los sábados, acoja exposiciones temporales y otros eventos de dimensión religiosa y cultural.

La Orden de Dominicos-Predicadores

La Orden de Predicadores fue fundada en Toulouse (Francia) en 1215 y, tras la creación de la Universidad en 1218, Santo Domingo de Guzmán mandó que se fundara en Salamanca un convento para que sus frailes estuvieran presentes en las ciudades universitarias.

Inicialmente los Dominicos se establecieron en Salamanca fuera de las murallas, junto al río Tormes, en la iglesia de San Juan El Blanco, a la que adosaron su convento. En esta ubicación permanecieron hasta que en 1256 una riada del Tormes derribó iglesia y convento. 

Ese mismo año, el obispo de Salamanca les entregó la iglesia de San Esteban, que en aquellos años era un pequeño templo románico. Casi desde sus inicios, el convento de San Esteban quedó consagrado como centro de estudio y docencia para la Teología.

Actualmente la comunidad de los Dominicos en Salamanca, de la que es prior Ricardo de Luis Carballada, es rica por su diversidad al estar compuesta por unos treinta frailes de ocho naciones, de cuatro continentes y con edades comprendidas desde los veinte hasta los ochenta años.

 

Comentarios