Correos continúa perdiendo puestos de trabajo y derechos sociolaborales

Correos continúa perdiendo puestos de trabajo y derechos sociolaborales
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), sindicato más representativo en las administraciones públicas, reclama la puesta en marcha de un Plan Estratégico para el Grupo Correos que garantice los puestos de trabajo, tanto de funcionarios como de personal laboral, y que fije los objetivos, inversiones y servicios necesarios para evitar el fracaso empresarial y preservar la calidad del servicio que reciben los ciudadanos.

Bajo el lema ‘Más empleo. El trabajo suma y la improvisación resta’, considera que a Correos, como al resto de las Administraciones, “debemos exigirle también que sea el motor que impulse la recuperación económica, social y la creación de empleo”. Así, considera que los recientes datos de pérdida de puestos de trabajo y resultados empresariales demuestran que el plan aplicado hasta el momento y las políticas de ajuste presupuestario no son válidos para impulsar la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y el Grupo Correos.

Al contrario, explica CSI-F que este plan y las políticas generales aplicadas en Correos están generando “cifras inaceptables en lo relativo a inversiones, empleo y en los derechos sociolaborales. Todo ello redunda en la destrucción y privatización de servicios, en precariedad en el empleo y falta de contratación, lo que provoca incremento un de los niveles de pobreza y la exclusión social”.

Para el sindicato, la inversión en el operador público, bien entendida, para por “desterrar el derroche en compras, directores, asesores, duplicidades administrativas, y por supuesto con decisión para implantar nuestros servicios bancarios, de telecomunicación”. Lo que a su juicio generaría riqueza en la SEPI, empleo, protección laboral, equidad social y, en líneas generales, se traduciría en el bienestar de los trabajadores. “Los culpables de la situación de Correos no son los trabajadores, sino los políticos y los gestores irresponsables”, concluye.

Comentarios