La Alianza exige la dimisión del director general de Producciones y Mercados Agrarios del Ministerio

La Alianza exige la dimisión del director general de Producciones y Mercados Agrarios del Ministerio

Un año después de la eliminación de las cuotas lácteas, la Alianza UPA COAG ve “las consecuencias de la pasividad del Ministerio de Agricultura al no tomar medidas realmente eficaces ante la liberación del mercado y no preparar, junto a las industrias, un plan de diversificación de productos lácteos capaz de competir en el mercado con los productos importados de otros países”. 

Solo se ha hablado, denuncian, “de la producción de leche en nuestro país y de la gran oportunidad de crecer vendida por el Ministerio y algunas OPAs que ahora dicen lo contrario”. La realidad, lamentan, “es que se ha incrementado esa producción, mientras sigue la sangría sin  freno que supone la disminución en el número de ganaderos, y el crecimiento sin control y sin ocupar mercado solo ha agravado el problema de excedentes”. Estos excedentes y la “expropiación” de la cuota a los ganaderos -parte de esa cuota fue vendida por el propio Ministerio a los productores -, “ha sido utilizado por la industria para llevar a cabo una reestructuración de ganaderos a la carta y todo parece indicar que la desaparición de explotaciones no va a cesar, pues los precios en origen, en estos dos últimos años, han descendido en un veinte por ciento”, protesta la Alianza.

Ante este panorama tan desalentador “al que hay que sumar en Castilla y León el cierre de LAUKI”, el director general del Ministerio, Fernando Miranda,  “se despacha con la afirmación de que en el transcurso de cinco o seis años podemos situarnos en el entorno de las 10 o 12.000 explotaciones, que sería lo razonable. Dicho con otras palabras, esto significa que tendrán que desaparecer entorno a 5.000 explotaciones de vacuno de leche de nuestro país, o sea, nada menos que más de un 30 % de las aproximadamente 16.000 que sobreviven en la actualidad”.

Entiende UPA COAG que esta “irresponsable” declaración “no encaja con la realidad del sector en España ni con las necesidades y aspiraciones de los ganaderos, ni mucho menos con las expectativas que desde la propia Administración se habían generado y alentado”. 

El director general, afirma la Alianza, “está echando balones fuera y no quiere asumir las consecuencias de la pésima gestión que ha llevado el Ministerio estos años, abocándonos a la falta de rentabilidad de las explotaciones, a la expulsión de activos del sector, a la paulatina eliminación de un determinado tipo de explotación y, en consecuencia, a la pérdida de la seguridad alimentaria de nuestro país”. “Si el señor Fernando Miranda no es capaz de pelear por el mantenimiento del sector debería irse a su casa”, concluyen.

Comentarios