SEQUÍA EN SALAMANCA

La situación de Salamanca, de las mejores dentro de la cuenca del Duero

La situación de Salamanca, de las mejores dentro de la cuenca del Duero

En otros puntos de la región la situación de escasez de agua es muy crítica, con embalses incluso al 11% de su capacidad, y ha sido necesario tomar medidas para garantizar el suministro de agua

La situación de sequía que vive el país no es cosa de hace unos meses aunque ahora el estado de los embalses suscite gran interés y preocupación. Desde mayo de 2016 todos los meses las precipitaciones registradas en la cuenca del Duero (gran parte de Castilla y León y parte de Galicia) se han situado por debajo de la media todos los meses salvo mayo de 2017, según datos recogidos por la CHD a partir de la información publicada por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Esta situación de sequía está provocando que los embalses se sitúen por debajo del 40% de su capacidad en la provincia de Salamanca y en un porcentaje aún menor en otras provincias de la región donde la situación es crítica y se están adoptando medidas para poder garantizar el abastecimiento de agua. En este sentido, se podría decir que la situación de Salamanca es de las mejores de toda la cuenca del Duero ya que en esta provincia no ha sido necesario tomar medidas para combatir la sequía.

Entre las medidas adoptadas en otros puntos de la región, según han detallado desde la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), en octubre se determinó reducir al mínimo el caudal ecológico del río Tuerto, del que se abastece Astorga (León), del Órbigo y el Carrión, que abastece a Palencia, para que las reservas de los embalses pierdan el menor volumen posible y garantizar así el consumo humano.

De hecho, la situación de Astorga es la más crítica ya que, tal y como han explicado desde la CHD, si no llueve, en febrero se quedaría sin agua. En la Comisión Permanente de la Sequía celebrada este viernes en Valladolid han valorado “un ligero aumento de las entradas en el embalse de Villameca”, que abastece a Astorga y se encuentra al 11% de su capacidad, lo que ha supuesto “una mejora de la situación, si bien se contempla la posibilidad de realizar un sondeo para abastecer al municipio de Astorga si fuera necesario, a partir del mes de enero”.

En las provincias de Valladolid, Palencia y León, en algunos casos, ha sido necesario tomar la medida de suspender los regadíos a mediados de agosto o principios de septiembre ya que “la prioridad es garantizar el consumo humano”.

Respecto al río Órbigo, con 12 hectómetros cúbicos almacenados en la actualidad en el embalse de Barrios de Luna, se contemplan medidas adicionales a la ya adoptada en la comisión de octubre para disminuir el caudal ecológico, en el sentido de permitir un aumento del caudal destinado al abastecimiento de León capital desde el Porma, con el fin de preservar al máximo las reservas de dicho embalse.

Además, en la reunión de este viernes se ha podido observar la gran diferencia entre las aportaciones a los embalses más bajas de los registros, frente a las medias y las más elevadas, más próximas entre sí, lo que augura que puede haber un régimen normal de llenado si las precipitaciones en forma de lluvia y nieve de los próximos meses se mantienen en el promedio histórico.

Por ahora, las escasas lluvias de octubre no se han traducido en un aumento significativo de los caudales de entrada de los embalses, como consecuencia de la notable sequedad del terreno, que no genera todavía escorrentías naturales, y de las altas temperaturas de este mes.

Comentarios