“No hay ninguna justificación cuando se vulnera el Derecho Internacional”

“No hay ninguna justificación cuando se vulnera el Derecho Internacional”

Tras la entrada de las tropas rusas en la región de Crimea, en Ucrania, se han disparado las alarmas de medio mundo por la posibilidad de que el conflicto se extienda a otros países. Para conocer mejor cómo se regula el derecho internacional y qué acciones se pueden llevar a cabo para detenerlo, este diario ha consultado al doctor de Derecho Internacional Público de la Universidad de Salamanca, Juan Manuel Bautista Jiménez, quien ha compartido la misma opinión expresada por el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, hace unos días: “Estamos ante la situación más dramática desde la caída del Muro de Berlín”.

Bautista se muestra contundente al explicar que por mucha justificación que se esté buscando desde Rusia, esta no existe cuando se vulnera el Derecho Internacional, y apela a la labor de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa, donde están incluidos todos los países del continente, como forma de reconducir la situación y enfriar los ánimos. “Alemania le ha pedido a Putin que acepte una misión de investigación, lo ha hecho y esta puede tener un papel importante”, asegura. Y es que desde el Consejo de Seguridad de la ONU únicamente se le pueden pedir explicaciones para poder debatir, puesto que los rusos cuentan con el derecho a veto.

Hasta la fecha, la Unión Europea se está mostrando cauta a la hora de tratar el asunto debido a la dependencia del gas ruso. Alemania está dejando hacer a Francia y Reino Unido, que a su vez apoyan a Estados Unidos, pero el país presidido por Barack Obama, que sí está ejerciendo presiones económicas, necesita a Rusia para los acuerdos sobre Irán y Siria.

A corto plazo, el problema más cercano que visualiza el catedrático de Derecho Internacional Público es la posibilidad de que Ucrania pueda partirse en dos y se convierta en el talón de Aquiles europeo como lo fue en su día la región de los Balcanes.

Comentarios
Lo más