La disputa a tres bandas entre Hidalgo, RFEF y AFE mantiene bloqueadas varias categorías del fútbol nacional

La disputa a tres bandas entre Hidalgo, RFEF y AFE mantiene bloqueadas varias categorías del fútbol nacional
 La interminable espera ya desespera en los equipos que conforman la Segunda División B. La no formación de grupos ni composición del calendario de la categoría tiene en vilo a todos, a muchos incluso bloqueados por no saber su presupuesto para cerrar la planificación deportiva, y según fuentes federativas el culebrón no se cerrará esta semana.

La Real Federación Española de Fútbol se ha encontrado con la postura sin fisuras en contra del nuevo equipo de Hidalgo de la AFE y no quiere malgastar ni poner en entredicho la relación entre ambos, que trabajan en muchos aspectos de la mano. Por ello, incluso la RFEF sigue saltándose el auto de la juez en la que tenía como plazo hasta el 9 de julio para inscribir al nuevo club charro, comunicándolo pertinentemente, algo que podría acarrear consecuencias para el ente federativo, que volvió a recibir el pasado viernes una providencia del juzgado recordando cual era su obligación.

No obstante, el acercamiento entre RFEF e Hidalgo parecía que había apagado el fuego creado días atrás, con una negociación extra judicial dirigida a acortar los tiempos y no perjudicar ni a la nueva entidad del empresario ni al resto de la categoría, pero la aparición de la Asociación de Futbolistas Españoles ha dejado todo parado de nuevo.

La Federación Española de Fútbol, con el auto en su poder sabe, como los abogados de Hidalgo, que todo está encaminado a que los recursos no sirvan para nada teniendo en cuenta lo ya dictado, además por la impugnación de la administración concursal, que realizó la venta de los derechos federativos a través del juzgado de lo mercantil. Pese a ello, la AFE sigue, parece, albergando esperanzas, aunque su postura perjudicial para la categoría se camufle desde ciertos ambientes, algo que ha creado malestar en el círculo cercano de Hidalgo, que ya este miércoles cargaba en este diario contra los miembros de la asociación.

La Asociación de Futbolistas Españoles se habría agarrado a un pequeño punto de la ley concursal y es por ello que hay pocos visos de que haga que la juez revoque el auto. Paralelamente, la estrategia de la AFE ha sido la de mostrar su rechazo radical al nuevo equipo de Salamanca, aunque curiosamente a través del jede de sus servicios jurídicos, Santiago Nebot, al que desde la asociación han llamado la atención por el revuelo montado a través de las redes sociales, puesto que dejaba ver una posible “prevaricación” en este caso. La AFE, que nunca expone nada de cara a los medios, se tiene que mostrar ahora más hermética todavía tras la forma de actuar de Nebot.

Y es ahí, en ese juego, donde muchos pierden y pocos o nadie gana. Hidalgo, con todo a su favor para salir en Segunda B, pierde tiempo de planificación; la RFEF queda mal con toda una categoría a la que desprestigia con su actuación y además se expone a una importante multa vía juzgado; la AFE, mientras, pierde una opción de negociación extra judicial que agilizaría todo y saldaría con los futbolistas a los que representa habiendo cobrado las deudas.

Como ya explicaba este diario, esperar a la resolución de la juez llevaría la composición de grupos y el visto bueno al nuevo equipo de Hidalgo a mitad de semana, el plazo que ahora viene dando una RFEF a la que su compañero de viaje, la AFE, le ha puesto una importante zancadilla, ya que de no ser por la asociación, a día de hot habría grupos formados en Segunda B.

Comentarios
Lo más