Aumentan las agresiones verbales y físicas a profesores

Aumentan las agresiones verbales y físicas a profesores

Tras la reunión del Observatorio de Castilla y León se ha publicado el informe sobre la situación de la convivencia escolar en Castilla y León durante el curso 2013-2014. El número de profesores que han sido objeto de agresiones verbales y físicas a lo largo del curso pasado, según dicho informe, ha aumentado en 143 casos, pasando de los 609 a los 752 en el curso anterior.

Para el sindicato educativo ANPE "es inaceptable que en los centros educativos, lugares especialmente indicados para el desarrollo de conductas y actitudes solidarias, esté aumentando el número de docentes que sufren situaciones de violencia". Y recuerda que la LEY 3/2014, de 16 de abril, de autoridad del profesorado, en su artículo 5 dice que el profesorado, en el ejercicio de sus funciones, tendrá la condición de autoridad pública y gozará de la protección reconocida a tal condición por el ordenamiento jurídico. Estamos hablando, por tanto, de 752 casos de delitos de atentados contra la autoridad durante el curso 2013-2014. "Hasta que no nos tomemos este tema con más seriedad y se impongan las sanciones que se establecen para los casos de agresiones a docentes en el Decreto 51/2007 y en Decreto 23/2014, de forma eficaz, no lograremos mejorar estas situaciones", añade el sindicato.

En la actualidad son muchos los que todavía desconocen esta normativa, lo cual no exime de su cumplimiento. "Es necesario que el conocimiento de la misma y las consecuencias de no cumplirla se extienda por todos los pilares de la educación: profesores, alumnos y familias. Es necesario trabajar sin descanso hasta que consigamos que los centros escolares sean lugares seguros donde se pueda desarrollar la tarea formativa sin riesgo para la integridad física y mental de nuestros profesores. Con ello no sólo se beneficiarían los docentes sino la sociedad en su conjunto, puesto que los alumnos que respetan a sus profesores, respetarán también a sus padres, a sus iguales y a sus mayores", concluye ANPE.

ANPE desde su servicio del Defensor del Profesor, que cada año presenta un estudio sobre convivencia escolar, señala en el último informe que las agresiones y amenazas de alumnos hacia los profesores representan el 7% de los casos analizados, aunque lógicamente no se trata solo de agresiones físicas con resultado de lesiones, sino de insultos, coacciones y otras actuaciones que atentan contra la convivencia. "Lamentablemente la violencia existente en la sociedad se traslada en muchas ocasiones a los centros educativos y la escuela debe actuar como un laboratorio de ideas que establezca medidas preventivas y de resolución de conflictos para que ayude a cambiar las conductas violentas, pero el profesorado necesita el apoyo y la implicación de la Administración y del resto de la Comunidad Educativa y de la sociedad en general para mejorar la convivencia en los centros y que los procesos de enseñanza aprendizaje se desarrollen en óptimas condiciones", concluye.

Aplicar la nueva normativa

Por su parte, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) considera que lo acontecido en Barcelona "nos debe hacer reflexionar a todos, a las familias y la sociedad en su conjunto, analizar las causas y cuidar la educación en valores para evitar que vuelva a suceder algo así, como en Estados Unidos donde ocurren de manera episódica". Por eso, reclaman un protocolo de agresiones para el conjunto de nuestras administraciones públicas y en todos los niveles, revisar los ya existentes, como en Sanidad y Educación, y dotarlos de recursos que lo hagan efectivos.

La responsable de Educación en CSI-F Castilla y León, Isabel Madruga, pide que no “caiga en el olvido” esa pionera ley autonómica de autoridad del profesorado, y considera que “este lamentable suceso de Barcelona, y aunque se trate de un caso aislado y extraordinario, debe llevarnos a reflexionar sobre la necesidad de impulsar la recuperación de ciertos valores y del respeto en los centros, tanto entre alumnos como de éstos hacia el profesor”. 

Madruga recuerda que el último Observatorio de Convivencia de Castilla y León señala la existencia de un total de 22.570 incidencias de convivencia en los centros educativos en el curso 2013-2014, lo que supone 604 incidencias más que el curso 2012-2013. En cuanto a incidencias de alumnos con profesores, fueron 752 las que se produjeron en el curso 2013-2014, frente a las 609 del curso anterior. Finalmente, las incidencias de convivencia entre alumnos en Castilla y León alcanzaron las 3.263 en el mencionado curso 2013-2014 (frente a las 3.185 del curso anterior).

Unos datos que “deben llevar a la reflexión, y a seguir trabajando en los valores de convivencia y de sociabilidad; porque no se debe mirar para otro lado, cuando los episodios de violencia, en mayor o menor medida, ocurren a diario en las aulas y en los centros, en forma de insultos, de amenazas, de acosos o de faltas de respeto”. CSI-F de Castilla y León muestra su solidaridad con los docentes y la comunidad educativa de Cataluña, en un momento especialmente doloroso, y anima a “toda la sociedad a analizar las causas y a cuidar la educación en valores, para evitar que vuelva a suceder algo así”.

 

Comentarios
Lo más