Crece la demanda de las actividades en la naturaleza entre la amplia oferta del Servicio de Deportes

Crece la demanda de las actividades en la naturaleza entre la amplia oferta del Servicio de Deportes

Un grupo de atletas aguarda en las oficinas de la plazuela San Bartolomé. En pocos momentos partirán rumbo al LXXVII Campeonato de España Universitario de Atletismo, celebrado en Murcia los días 14 y 15 de mayo. Teniendo en cuenta que los representantes de la Universidad de Salamanca son estudiantes, no se nos escapa el detalle que hace el esfuerzo de estos deportistas aún más valioso. Comienzan los exámenes y aun así ellos no dudan en dedicar su tiempo a entrenar, viajar durante seis horas y pasar un fin de semana fuera de su casa.

Este esfuerzo, sin embargo, es reconocido y valorado por la Universidad. Desde el Servicio de Educación Física y Deportes (SEFYD) de la Universidad se coordinan iniciativas que facilitan a estos deportistas de alto rendimiento el poder compaginar sus estudios con la práctica deportiva. Nunca es fácil, pero la concesión de créditos ECTS, la modificación de las fechas de examen o incluso una dotación económica, ayuda.

No podía ser menos. Como explica Alberto Rincón, director del SEFYD, la filosofía de este servicio es “llevar la actividad física y deportiva a la comunidad universitaria”. Así, es lógico que se apoye a los mejores, pero también lo es fomentar los hábitos saludables entre el resto de estudiantes, profesores y personal.

Deporte y hábitos saludables en la Universidad de Salamanca

El SEFYD pone a disposición de la comunidad universitaria una amplia variedad de servicios deportivos adaptados a todos los niveles de exigencia. En las instalaciones deportivas del Campus Miguel de Unamuno, Salas Bajas, Zamora y Béjar se pueden realizar todo tipo de deportes de forma libre y autónoma, desde atletismo, fútbol o pádel hasta ejercicios de musculación. Además, todas las instalaciones están supervisadas por los técnicos del SEFYD, para evitar riesgos innecesarios.

Para aquellos que quieran participar en competiciones la Universidad celebra el Trofeo Rector, una competición universitaria que engloba a ocho deportes colectivos y 18 individuales. Yendo más allá, también existe la posibilidad de federarse en algún equipo de la Universidad e incluso acudir a campeonatos oficiales. Actualmente existen equipos de baloncesto, rugby, fútbol sala, voleibol y ajedrez. Aparte, para aquellos que deseen iniciarse en alguna disciplina específica se ofertan distintos cursos a lo largo del año. Estos cursos son impartidos por expertos titulados en la materia, muchas veces los propios técnicos del servicio.

Una de las iniciativas que destaca desde el año pasado es el Circuito de Carreras Populares del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca, que El Corte Inglés ha incluido dentro de su Circuito de Running Universitario y en la que participa como colaborador. Este circuito, junto con otras tantas propuestas desde otros ámbitos, supone el pistoletazo de salida a las actividades deportivas que celebrarán, de aquí a 2018, los 800 años de historia de una de las universidades más antiguas de Europa. La carrera, que se celebró en esta edición en Salamanca y Zamora, tiene un fuerte carácter solidario, puesto que de cada inscripción se destinan 2 euros a proyectos solidarios y 1 a beneficio de una ONG, además de promover una campaña de recogida de alimentos. En el conjunto de las pruebas han participado un total de 700 corredores, erigiéndose como vencedores Gemma Martín y Daniel Sanz.

Conocer, respetar y sentir la naturaleza

Unos de los ámbitos que más adeptos está ganando es el de las actividades en la naturaleza. Bien sea por disfrutar de un entorno agradable, bien por unas convicciones propias de respeto y cuidado del medio natural, estos deportes cada día son más mayoritarios tanto fuera como dentro de la universidad. Atacar una vía de escalada, dormir al raso en un “hotel de un millón de estrellas” o llevarse a sí mismo a situaciones límite cada vez cautiva a más personas, quienes además aprenden de forma directa el valor y la importancia del entorno y su protección.

Una de las actividades más demandadas es la escalada. Tal y como manifiesta Eduardo Jesús de la Torre, técnico responsable del área de actividades en la naturaleza, los 6 cursos de escalada que se realizan al año siempre se completan, lo que supone que al menos se forman cada año 60 escaladores potenciales dentro de la Universidad. La presencia de la escalada se complementa con salidas a roca, como la que se realizó a la Escuela de San Martín de Valdeiglesias (Madrid) el pasado 18 de junio. Como colofón a esta acogida de la escalada entre la comunidad universitaria, el SEFYD organiza un encuentro de escalada en el rocódromo del Campus Miguel de Unamuno, en que participan el Grupo Universitario de Montaña (GUM-USAL), la Asociación Charra de Escalada y Montaña (Acheym Tabloom) y todos los escaladores que así lo deseen. Este año tendrá lugar en la tarde del día 7 de junio.

Además de la escalada se realizan salidas a montaña estival e invernal, esquí y snowboard, bicicleta de montaña, piragüismo o multiaventura. Entre todos ellos, destacan por su peculiaridad cursos como el de buceo, una iniciativa que puede parecer insólita en una universidad “de secano” como la de Salamanca, pero que se realizó con éxito en la localidad de Águilas (Murcia). Los alumnos que asistieron realizaron entre el 28 de abril y el 1 de mayo prácticas en piscina, aguas confinadas y mar abierto desde barco y llegaron a alcanzar los 25 metros de profundidad y los 40 minutos de inmersión. Así, consiguieron el título oficial de buceador 1 estrella de la Federación Española (FEDAS) y la Confederación Mundial (CMAS) de Actividades Subacuáticas. Colaboró en este curso, dirigido por los profesores del departamento de Zoología e instructores Javier Soria y Miguel Lizana, el Club Escuela de Buceo Escorpora de Salamanca.

Un curso de éxitos

En una universidad como la de Salamanca son decenas de miles las personas que van y vienen, algo muy positivo ya que crea un entorno muy heterogéneo y diversificado. Entre estas personas se encuentran deportistas del alto rendimiento, que compiten en las pruebas más exigentes y profesionales.  

Como muestra, en este año el palmarés de competiciones nacionales de las personas que compiten con la Universidad de Salamanca se ha nutrido de medallas de disciplinas muy diversas. Una de aquellas estudiantes que esperaban en las oficinas del SEFYD era Gemma Martín, de Sociales, quien regresó de Murcia con un oro en 10.000 metros y una plata en 5.000. En el campeonato de Campo a Través, celebrado en Burgos, Gemma consiguió la plata, al igual que el conjunto femenino, compuesto además de por ella, por Ana María Cortés y Marta Romo (14ª), de Medicina, y Rebeca López, de Educación. En el Campeonato de España Universitario de Bádminton, celebrado en Los Alcázares (Murcia), María Alonso, de Derecho, y María Vijande, de Farmacia, se hicieron con el segundo puesto en la modalidad de dobles femenino.

Otra de las deportistas más asombrosas es Marta Guijo, estudiante de la Facultad de Medicina y corredora de Orientación. En el Campeonato Universitario Nacional, celebrado en Granada, esta joven atleta consiguió el oro en larga distancia, plata en media distancia y bronce en “sprint”. Con el oro, Guijo se aseguró una plaza en el Mundial Universitario de este deporte tan peculiar y desgraciadamente tan desconocido para el público general.

Pero sin duda, el mayor éxito se ha dado un año más en la Halterofilia. El pasado 30 de abril se celebró en el Polideportivo Miguel de Unamuno el XXI Campeonato Interuniversitario de Halterofilia. La Universidad de Salamanca, que “jugaba en casa”, participó con 5 hombres y 5 mujeres. Tras una dura competición -en la sección femenina participaron dos campeonas nacionales absolutas y la olímpica Lidia Valentín- se cosechó un interesante palmarés: un oro y dos bronces femeninos, una plata y dos bronces masculinos (Elena Rivero, Julia Barrantes y Blanca Nieto en la categoría femenina, y Juan Lama, Francisco Javier Flores y Enrique José Varela en la categoría masculina, respectivamente) y el campeonato por equipos.

En los deportes federados, el equipo de voleibol femenino terminó la temporada en primera posición en la Segunda División y primeras en la fase de ascenso a la máxima categoría. Por su parte, el combinado de fútbol sala femenino se clasificó en tercera posición en Primera Regional y el de rugby masculino, además de ser finalistas en las eliminatorias, fue el primer clasificado en la categoría Regional Senior.

El SEFYD en cifras

Rincón señala la dificultad de cuantificar cuántos deportistas entrenan en las instalaciones de la Universidad. Una gran cantidad de personas utilizan este servicio y pueden realizar tanto práctica habitual como ocasional. Por poner un ejemplo, el año pasado se registraron un total de 250.000 usos, lo que supone una hora de práctica deportiva realizada por una persona. Estos usos pueden corresponder a la misma persona en distintos periodos, por lo que el director del SEFYD calcula que a lo largo de 2015 han pasado por los complejos deportivos de la Universidad unos 7.000 u 8.000 usuarios únicos, a los que se suman los cerca de 3.000 participantes en las distintas modalidades del Trofeo Rector.

Con una dedicación plena al bienestar físico de su comunidad, es lógico que la Universidad de Salamanca pertenezca a la Red Española de Universidades Saludables (REUS). Esta red pretende crear dentro del estudio un espacio para la promoción, la formación, la investigación y la colaboración con organismos en materia de salud. El 7 de octubre, las 38 universidades que componen la REUS celebran su día. Salamanca hizo lo propio y simbolizó su compromiso con un reparto de piezas de fruta que los estudiantes del Campus Miguel de Unamuno pudieron. Sin embargo, como se puede comprobar, la labor del SEFYD va más allá de los gestos.

Los deportes, cursos e instalaciones que la Universidad pone a tu disposición pueden consultados en la web del SEFYD.

Comentarios