Amigos de Cabrerizos alevín C

Amigos de Cabrerizos alevín C

Desde esta temporada, el Salamanca FF tiene un nuevo rival. Siempre dentro del campo, claro. Amigos de Cabrerizos creó un equipo femenino con la intención de darle continuidad y el trabajo está dando sus frutos. Fue un verano difícil para conseguirlo pero la temporada se está disfrutando tanto que ya se piensa en ‘enganchar’ a más chicas al fútbol para que pueda salir un equipo en infantiles, ya en fútbol once.

Y es que el alevín C del conjunto de la localidad del alfoz de Salamanca está maravillando por los progresos en la temporada. Quizás no tanto en resultados en el grupo dos de la Tercera División en el que marcha antepenúltimo y lucha por ganar puestos poco a poco, pero sí por los cada vez más conceptos futbolísticos que van adquiriendo y por la diversión y las ganas de fútbol que se respira en el Vicente del Bosque.

El esfuerzo de las chicas está detrás de ello. No podía sacarse de otra manera un conjunto hecho completamente de cero en el que, incluso, hay chicas que disputaron sus primeros minutos en el deporte rey en España esta temporada. Los comienzos siempre son difíciles pero la satisfacción así siempre es mayor. Y así están los entrenadores, satisfechos y agradecidos por toda la ayuda recibida por parte del club, del Salamanca FF, que les cedió jugadoras para poder sacar el equipo, y a los propios padres del conjunto.

Por lo demás, poco a poco van queriendo más el balón y adquiriendo los conocimientos oportunos dentro del terreno de juego. Allí, siempre intentan presionar arriba y dificultar la salida del balón del contrario así como llegar a la portería rival con el balón controlado. Fuera del rectángulo de juego, se intenta inculcar el valor del deporte que no es otro que el disfrutar y el apoyarse las unas a las otras. Los entrenadores, de hecho, lo tienen claro y aseguran que su objetivo es que aprendan lo que es un deporte en equipo y que hagan grupo.

Lo anterior no tardaron en conseguirlo. Al segundo o tercer partido ya entraban en el campo con la misma sonrisa con la que salían a pesar del resultado. Las chicas disfrutan con el balón y eso es lo importante, que nada ni nadie se la quite. También, por supuesto, está sobre la mesa el respeto al rival, así como al árbitro, indispensable para el fútbol.

No tan importante, aunque sí se hace notar, está el físico y más en edades tempranas. Sin embargo, este año no han sufrido demasiado con este aspecto y solo algunos conjuntos les superan en este ámbito. Es cierto, también se ha entrenado para que esto no ocurriera y ya han aprendido a meter cuerpo, a presionar y a realizar faltas tácticas, siempre sin hacer daño.

Todo son conceptos y valores que les valdrá para el futuro de su vida en el fútbol y fuera de él. En lo que respecta a lo primero, muchas podrían pasar a infantiles y el resto acompañarles para poder sacar equipo. Para ello, eso sí, necesitan algunas más jugadoras y ya se han puesto manos a la obra. Aún restan varias jornadas, eso sí, y la intención es quedar lo más arriba posible y seguir disfrutando. El éxito, de todas formas, ya está asegurado con la creación de otro equipo de fútbol femenino.

La plantilla está formada por Claudia (portera); Noelia, Eider, Sara, Lorena, Lucía y Julia (defensas); Paula y Paula Albarrán (centrocampistas); Natalia, Lidia, Nora y María (delanteras); Javi, Rubén y Pepo (entrenadores).

 

Comentarios