Padres en pie de guerra

Padres en pie de guerra
Una representación de padres del colegio Pablo Picasso, de Carbajosa de la Sagrada, se movilizó este martes contra la decisión de la dirección provincial de educación de trasladar a varios alumnos de 5º y 6º de Primaria al nuevo centro educativo del municipio que abrirá sus puertas el próximo mes de septiembre.

 

La intención inicial de la autoridad educativa era decidir por sorteo qué alumnos debían trasladarse a las nuevas instalaciones, una situación incomprensible para los padres que no comparten la decisión de separar a compañeros y obligar a los niños a cambiar de tutores. A eso se une el hecho de que algunos de los alumnos afectados por la medida tienen hermanos menores en el centro, de manera que podría darse la circunstancia de que, en virtud del azar, uno de los hermanos se tuviera que ir al colegio nuevo y el otro se quedara en el Pablo Picasso, con el consiguiente trastorno para los padres.

 

La administración ha decidido tomar esta medida porque las aulas del Pablo Picasso están saturadas debido al aumento de la natalidad en Carbajosa. Así, donde debería haber dos clases por curso, los alumnos se reparte en tres aulas. Una situación similar se da en el otro colegio del municipio, La Ladera, entre los niños de 1º a 4º de Primaria. Allí lo recomendable es una clase por año lectivo pero en la actualidad hay dos. El nuevo colegio viene a solucionar esa situación pero los padres de los alumnos de La Ladera y Pablo Picasso no comparten el método para hacerlo.

 

Estaba previsto que el colegio albergara un sorteo para decidir qué alumnos debía irse. Sin embargo, y ante las quejas de los progenitores, ha sido aplazado. Las decisiones que se adopten en el futuro vendrán determinadas por la reunión que van a mantener los representantes de los padres con las directoras de los colegios y la dirección provincial de educación en busca de alternativas. 

 

Mientras tanto, y pese a la precipitación porque los padres tuvieron conocimiento de las intenciones de la dirección provincial el pasado jueves, han apelado, a través de un escrito que han hecho llegar a las autoridades, al decreto de 14 de marzo de 2013 por el que se regula la admisión del alumnado en centros docentes sostenidos con fondos públicos de la Comunidad de Castilla y León. En esa alegación hacen constar su negativa a que sus hijos sean trasladados forzosamente para cubrir las plazas del nuevo colegio “utilizando para ello un sorteo que consideramos ilegítimo y que quisiéramos que no se llegase a celebrar ya que creemos que se merecen un mayor respeto y su futuro nos importa mucho como para resolverlo con un sorteo al azar”. De momento han logrado la primera victoria.
 
 
Comentarios