"Lo que perdamos ahora no lo volvemos a recuperar"

"Lo que perdamos ahora no lo volvemos a recuperar"
El mensaje se escuchó de boca de varios vecinos de diferentes edades: "Lo que perdamos ahora no lo volvemos a recuperar". Ese es el pensamiento más extendido entre los habitantes de los pueblos de la comarca de Vitigudino que sospechan de la reorganización sanitaria que plantea la Junta de Castilla y León. Están convencidos de que, si callan, terminarán por padecer la pérdida de la plaza médica y verán mermada la atención. Son incapaces de entender que les suceda algo así "porque pagamos impuestos como los demás y no tenemos la culpa de vivir a 70 kilómetros de la capital".

 

Sin importar la edad, cualquier vecino que quería manifestar su parecer, utilizó el megáfono de Fevesa para hacerlo. Algunos recordaban que estaban luchando frente a la gerencia “a pesar de tener mucho encima”. Otros, frente a la puerta del edificio público y a la cara de los policías que velaron por la seguridad de la concentración manifestaban su indignación por haber cotizado durante más de cuatro décadas a la Seguridad Social “para encontrarnos ahora con esto”.
 
Solidaridad ciudadana
 
Portando pancartas en defensa de la plaza médica y llamando a la reflexión al portar lemas como "SOS Hoy quitan mi médico, mañana quitarán el tuyo", los vecinos afectados por la reordenación no dudaron en acercarse a los salmantinos que pasaban junto a ellos para solicitarles su colaboración en forma de firma, un gesto solidario en defensa de la sanidad rural que hasta esta jueves rondaba las 1.600 adhesiones y que ahora, dada la gran cantidad de gente que se paraba para interesarse por su problema, podría haber superado ya las 2.000.

 

De igual forma, y hasta que se les agotaron, repartieron entre la ciudadanía un manifiesto por el mantenimiento de la plaza médica de Brincones en el que reclaman su derecho “a recibir atención sanitaria en condiciones de igualdad y calidad”. Sin embargo, prosigue, “este principio constitucional se está viendo atacado desde hace tiempo en mayor medida en el mundo rural”.

 

El manifiesto considera injusto que si los vecinos del mundo rural son y han sido “el pilar de la familia, la alimentación, de las costumbres y de las tradiciones” hoy se les deje “morir” a su suerte “abandonada la parte más importante que tenemos las personas: la salud”.

 

“Empezaron quitándonos las escuelas y las líneas de transporte público y ahora quieren dejarnos también sin médicos mientras se gastan millones de euros para, según dicen, evitar la despoblación rural”, argumenta el manifiesto en el que se deja claro que, si desaparece la plaza médica de Brincones, los vecinos de esos pueblos “serían todavía mucho más vulnerables ante la falta de atención médica que se ve agravada por la mala calidad de las carreteras”.

 

Para el alcalde de Brincones, José Hernández, resulta incomprensible que desde algunos sectores se haya sugerido que los vecinos se precipitan en sus protestas. "El que crea que nos precipitamos es que nos quiere tapar la boca", asegura. A su juicio, las administraciones tienen a los pueblos "abandonados" y reclaman servicios y médicos para la zona rural. "Si pagamos impuestos es para algo, no para que cuatro chorizos se lo lleven".

 

“Es matemático, si los servicios son malos y quitan médicos, los servicios van a ser perores”, apostilló el joven regidor que acompaña a sus vecinos en cada acto reivindicativo. A juicio de los habitantes de estos siete pueblos de la comarca de Vitigudino “se están pisoteando los derechos” y engañando a los ciudadanos porque “nos dicen que no pasa nada y cuando nos queramos enterar nos han dejado sin servicios”, lamentan.
 
 
Comentarios