El alzhéimer, primera causa de mortalidad entre las personas con síndrome de Down

El alzhéimer, primera causa de mortalidad entre las personas con síndrome de Down

El cuidado de la salud en adultos con síndrome de Down, el derecho a una mejor asistencia sanitaria y el repaso a los problemas médicos asociados a esta discapacidad han sido algunos de los temas sobre los que ha girado la tercera y última jornada del IV Congreso Iberoamericano sobre Síndrome de Down.

Así, la cita ha ofrecido una mesa redonda en la que han participado algunos de los mayores expertos nacionales en la  materia. Sebastián Videla, director asistencial del Centro Médico Down de Barcelona, ha recalcado la necesidad de dotar de una Plan Integral de Salud al colectivo. En su opinión, este tipo de planes “deben ser responsabilidad de los gobiernos”, y basarse en tres pilares fundamentales: “controles médicos periódicos, un historial clínico sistematizado e informatizado y contar con un médico de referencia”.

Videla ha recordado la necesidad de apostar por la investigación clínica, “imprescindible para mantener un nivel asistencial de excelencia”, y ha incidido en que el gran reto al que se enfrenta ahora la medicina que atiende al colectivo es su envejecimiento temprano, que en estas personas “llega a partir de los 40 años, 20 años antes que en la población general”. 

En este sentido se ha expresado también Juan Fortea, neurólogo especializado en conducta y demencias, que ha sido tajante al afirmar que “hoy en día, el principal problema médico y la primera causa de mortalidad entre las personas con síndrome de Down es la enfermedad de Alzheimer”. De hecho, en palabras de Fortea “el síndrome de Down es una forma pre-sintomática del alzhéimer”.

El neurólogo ha alertado de que “estamos diagnosticando muy tarde esta enfermedad, ya que los problemas de memoria tienden a no ser detectados con antelación”, y ha solicitado invertir en investigación para mejorar el conocimiento sobre esta correlación.

Este IV Congreso Iberoamericano también ha contado con una ponencia a cargo de uno de los mayores investigadores mundiales en salud y síndrome de Down: el director del Centro de Investigación y la Clínica de Síndrome de Down del Kennedy Krieger Institute, George T. Capone, que ha repasado algunas de los problemas de salud más frecuentes en estas personas.

Capone ha incidido en la importancia de realizar una detección temprana de estos trastornos por parte de los profesionales médicos. Problemas que muchas veces “están relacionados con el envejecimiento prematuro propio de este colectivo, y que tienen impacto a nivel cardiovascular, gastrointestinal, óseo, pulmonar o motriz, que generan una necesidad importante de apoyos adicionales por parte de la familia. También hay una mayor prevalencia de leucemia durante los cuatro primeros años de vida”. En cambio, según Capone, “no conviene olvidar que las características únicas del síndrome de Down provocan que se dé una incidencia menor de enfermedades como el cáncer de pulmón o el de colon”.

Para prevenir estos problemas y tratarlos de forma adecuada, el experto ha recordado que es necesario “que los profesionales y encargados de la atención sanitaria dispongan de información y publicaciones actualizadas sobre la salud del colectivo, como el Programa Iberoamericano de Salud para Personas con Síndrome de Down”. “En la tarea de expandir el cuidado de la salud es fundamental el trabajo de entidades como FIADOWN, que están haciendo llegar esta información a un gran número de países. E igualmente importante es el papel de las familias, que han sido siempre las primeras en reivindicar una atención sanitaria de calidad, y que han impulsado la evolución de los tratamientos médicos”, ha señalado Capone. El ponente ha terminado su intervención reclamando a los gobiernos que “hagan lo posible por fomentar la atención adecuada para las personas con síndrome de Down”.

En otra sesión, Ricardo Canal, investigador del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológicos de la Universidad de Salamanca, ha centrado su ponencia en los Trastornos del Espectro Autista asociados al síndrome de Down. Canal ha informado de que “este tipo de trastornos presenta una prevalencia del 16,5 por ciento en la población con síndrome de Down, muy superior a la presente en la población general, que ronda el uno por ciento”. 

Según el experto, “en las personas con síndrome de Down que además presentan Trastorno del Espectro Autista, suelen ser frecuentes una serie de indicadores comunes. De entre ellos destacan una mayor discapacidad intelectual, niveles elevados de comportamiento problemático, alto déficit de desarrollo lingüístico (incluyendo regresión), uso de un lenguaje repetitivo, y un escaso interés por el entorno social”.

Canal ha comentado que en los niños con síndrome de Down el diagnóstico de autismo se suele producir más tarde de lo que sería deseable, “en muchos casos debido a que los profesionales tienden a asociar el déficit cognitivo de estos trastornos autistas con la discapacidad intelectual propia del síndrome de Down”.

El IV Congreso Iberoamericano sobre el Síndrome de Down cuenta con la colaboración de Fundación ONCE, Divina Pastora Seguros, y la Secretaría General Iberoamericana.

Comentarios