Uno de los ladrones trepadores fue detenido en mayo por atracar locutorios, salas de juego y a repartidores de comida

Uno de los ladrones trepadores fue detenido en mayo por atracar locutorios, salas de juego y a repartidores de comida

Uno de los tres ladrones trepadores detenidos el pasado miércoles en Salesas por la Policía Nacional y la Policía Local de Salamanca ya fue arrestado en mayo por presuntamente atracar locutorios, salas de juego y a repartidores de comida. 

Los jóvenes J.L.R.S., de 18 años, y otros dos menores de edad, todos con antecedentes, fueron sorprendidos in fraganti en el interior de una vivienda en el número 21 de la calle Fernando de Rojas. Vecinos de la zona vieron a los jóvenes escalando por la fachada hasta el balcón del primer piso, y desde allí por un patio interior para llegar al balcón del segundo, adentrándose en la vivienda. Entonces avisaron a la Policía de lo que estaba ocurriendo y los agentes los acorralaron hasta su arresto.

El pasado mes de mayo fue arrestado junto a su madre, de 41 años, y otro joven de 18, como miembros de un grupo que actuaba de forma organizada y con similar modus operandi en robos con violencia o intimidación desde comienzos de año. Entonces se libró de la cárcel por ser menor de edad, no así su madre, que asumió todas las culpas.

Empleados de reparto de comida rápida habían sido víctimas de robos con violencia o intimidación tras recibir encargos desde domicilios en la plaza de Castrotorafe y la calle Astorga. Así, hacían constar que al llegar a los portales o cuando se iban tras no poder localizar a los presuntos clientes, eran intimidados por dos o tres personas con una pistola o arma blanca, con la cabeza tapada por pasamontañas o prendas similares, apoderándose del dinero que llevaban, carteras y las bolsas con la comida.

El 28 de abril protagonizó un atraco en un locutorio de Gran Capitán. La colaboración prestada por clientes y la empleada del local permitió la inmediata detención del presunto autor, un joven de 18 años. Tras su detención se recuperaron prendas de vestir, que había utilizado para cometer en robo, en un callejón donde había sido observado entregando a otra persona el botín, 2.300 euros. Igualmente se les consideraba autores de un atraco en un salón de juegos de Torres Villarroel y en los delitos de los que habían sido víctimas tres repartidores de comida.

Comentarios
Lo más