Equo pide que se busque una forma de parar las talas de encinas en Retortillo

Equo pide que se busque una forma de parar las talas de encinas en Retortillo
Avanzan que durante los dos meses de suspensión de la licencia de uso excepcional en terreno rústico decretada por la Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo seguirán trabajando. Cuestionan, para empezar, el papel de Portugal en el proyecto dado que también podría padecer las consecuencias

Los portavoces salmantinos de Equo mostraron este miércoles su satisfacción por el resultado de la reunión de la Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo que suspende durante dos meses la licencia de uso excepcional en terreno rústico al proyecto minero de Retortillo. Entienden que esa suspensión implicaría el cese temporal de la actividad “pero la tala de encinas continúa”. Sobre este aspecto preguntaron durante la Comisión, a lo que se les contestó que Berkeley no necesita autorización para ello puesto que con la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) es suficiente para afrontar la corta de los árboles. Es por ello que piden que se busque un sistema para parar las talas que, por el momento, parece estar únicamente en manos de los jueces.

Tras el resultado de la Comisión, para Equo “vuelve a demostrarse que Berkeley miente cuando dice que dispone de todos los permisos”. “Han intentado pasar por encima de Retortillo y de sus 1.700 alegaciones saltándose a la ciudadanía y les ha salido mal”, apostilla la formación que promete “aprovechar bien”, estos dos meses de suspensión de la licencia. 

Así, y a propósito de una nueva pregunta parlamentaria planteada el pasado 29 de marzo por Juantxo López de Uralde, preguntarán sobre el impacto de la mina en Portugal, pues la Agencia Portuguesa de Ambiente (APA) emitió un informe el 30 de mayo de 2016 en el que afirma que el proyecto  puede tener efectos medioambientales significativos en Portugal. El país vecino, afirma Equo, cree que debería habérsele considerado en la DIA “en virtud del acuerdo de cooperación en materia de seguridad de las instalaciones nucleares transfronterizas”. A la vez, y en el marco del propio Parlamento Europeo, se ha preguntado por la instalación de este proyecto en zona protegida.

Para la formación, los comunicados de Berkeley “nos están insultando”. La empresa, señalan, “vende esto como un proyecto low cost, que se está haciendo de la peor forma posible; presumen de venir aquí porque es un sitio despoblado despreciando nuestro medio de vida y el medio ambiente”.

 

Comentarios
Lo más