Caminatas de ocho horas al día para repartir publicidad

Caminatas de ocho horas al día para repartir publicidad

José Quiroz, natural del Perú, se considera un salmantino más. Con casi una veintena de años en la capital del Tormes, lleva una década dedicándose al duro negocio de la publicidad. Es uno de los tantos agentes que cada día patean de Norte a Sur y de Este a Oeste la ciudad para buzonear las viviendas con propaganda. Trabajo que, en los últimos años, ha combinado como técnico de la Orquesta Syra.

SALAMANCA24HORAS, en una nueva edición de historias de la calle, acerca la experiencia diaria de José Quiroz. “No he calculado los kilómetros que recorro cada día, pero he llegado a caminar durante ocho horas al día”, asegura. Sin embargo, lo más duro no es ni mucho menos la caminata. Ni si quiera las inclemencias del tiempo, cuando llueve o hace viento y frío aunque “fastidia”.

Para José, lo más duro de su oficio es que todavía hay mucha gente que no entiende que se trata de un trabajo como otro cualquiera. “Hay gente que todavía no entiende que esto es un trabajo. Se cabrea y se molesta cuando repartes publicidad. Llegas a un portal y te mandan a… Entiendo que quizás pueda molestar, pero es un trabajo”, señala. No obstante, los salmantinos lo ponen más fácil que en otras ciudades. “He tenido la oportunidad de repartir en Zamora y es mucho peor”.

Al igual que sus compañeros, José se encuentra con lugares y vecinos “que te lo ponen más fácil y otros no”. “Hay personas que no les gusta el reparto de publicidad y vacían todos los buzones. Incluso tiran la propaganda al suelo y te piden que la recojas. Pero hay sitios que ya sabes dónde tener que llamar y que no ponen ningún problema. Ya sabemos dónde tocar en determinadas zonas y te tratan con educación porque saben que estás trabajando. Yo siempre voy de buenos modos. Cuando uno va con educación espera que le traten igual. También sé, por ejemplo, que cuando hay un papel en blanco junto al número y la letra del piso es que en esa casa vive un enfermo o alguien a quien se pueda molestar, así que no llamo”, señala.

“Hemos vivido amenazas, insultos y agresiones físicas”, remarca, aunque no todo es negativo en su trabajo. Enamorado de la ciudad, José Quiroz asegura que le encanta caminar y a la par poder contemplar la monumentalidad que muestra día tras día la ciudad a sus vecinos y visitantes. “Caminar y ver Salamanca me encanta”, indica en este sentido, antes de finalizar una jornada que dará paso a otra caminata para que los salmantinos podamos contemplar ofertas y chollos o simplemente publicidad de interés. Un oficio que, por el momento, “da para vivir”.un portal y te mandan a...res dortir en Zamora y es mucho peor"do repartes publicidad. Llegas a un portal y te mandan a...res do

Comentarios