Unionistas alevín A

Unionistas alevín A

El alevín A de Unionistas lleva una temporada casi inmejorable. De hecho, pocos podían esperar que un equipo en construcción después de fichar este verano marchara segundo a solo siete jornadas para el final. Esta semana, eso sí, se enfrentarán al de momento invencible Santa Marta, al que solo se le puede competir desde el máximo esfuerzo y esperar a que no tengan un buen día.

Los tormesinos son, sin duda, el equipo estrella de la Primera Provincial en la que el segundo puesto está más abierto. A él aspiran desde el primer equipo de la categoría de los blanquinegros que desde el comienzo hasta la fecha han conseguido avanzar y progresar mucho hasta el punto de que el final de la temporada ya solo se está tratando de mantener lo adquirido en fútbol 7 e iniciarse en fútbol 11.

Y es que el año que viene tendrán un salto muy grande en varios asuntos. Por eso ya se aprovecha para entrenar conceptos de futuros año una vez a la semana. Eso sí, esto, que se está impulsando más ahora, se lleva haciendo toda la temporada. No tanto en los conceptos futbolísticos, en los que, sin embargo, ya se han ido entrenando algunos conceptos como las subidas de los laterales, como en el modo de comportarse.

El paso de fútbol 7 a fútbol 11 se puede tomar como el de la madurez en el fútbol y, por tanto, se está intentando que los chicos se conviertan en autómatas hasta el punto de que sean ellos los que se preocupen de sus cosas. Valores que se deben ir adquiriendo para mejorar en el fútbol y en la vida. Sobre lo primero, en lo que respecta a este año, nadie podrá decir que no han avanzado aunque haya costado. La aclimatación fue lenta pero segura, como se está demostrando, para luchar por un segundo puesto que no está decidido. Al final, siguen siendo niños y dependen mucho de factores externos a la hora de jugar por lo que cualquier partido se puede complicar.

Eso sí, los trece jugadores que conforman la plantilla han conseguido mejorar hasta en la lectura del partido. No se trata de llevar un sistema hasta el fin sino saber adaptarse a cada situación. Obviamente, se intenta jugar al fútbol por abajo con apoyos cercanos y movimientos rápidos y efectivos para llevar el balón al área rival aunque, también obviamente, no siempre se puede realizar esto. Por eso también saben cerrarse para buscar las contras o procurar enviar el balón arriba para no provocar una pérdida peligrosa que pudiera costarles un gol. Una vez arriba, claro está, las cosas cambian y se intenta siempre mantener la pelota sin perder la verticalidad.

Fútbol total para un equipo al que le restan 21 puntos importantes en la lucha con el Helmántico por ese segundo puesto y al que se quieren sumar otros conjuntos que todavía pueden. No será fácil pero por trabajo y ganas no será. Esto siempre sin olvidar que la diversión y al aprendizaje no están reñidos. Sobre todo si se habla de fútbol.

La plantilla está formada por Jorge (portero); Diego, Bellido, Sergio, Asier y Rodrigo (defensas); Eloy, Pablo Yenes, Hugo de Bustos, Pescador y David Jiménez (centrocampistas); Elías y Millán (delanteros); Pablo y Antonio Paz (entrenadores).

Comentarios