La provincia charra cuenta con el mayor índice de envejecimiento de población

La provincia charra cuenta con el mayor índice de envejecimiento de población

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado recientemente los últimos datos sobre envejecimiento en nuestro país que, una vez más, reflejan una tendencia que parece imparable: España está cada vez más envejecida, donde el índice de longevidad no para de crecer. En 2016 ha alcanzado un nuevo máximo histórico, del 116% o, lo que es lo mismo, ya se contabilizan 116 mayores de 64 años por cada 100 menores de 16.  

Castilla León presenta un índice de envejecimiento muy superior al nacional (187,5%), convirtiéndose en la tercera región más envejecida de toda España (sólo superada por Asturias y Galicia) con casi el doble de personas senior que jóvenes: 187,5 mayores de 64 años por cada 100 menores de 16. 

La provincia de Salamanca las supera, con 215 personas en edad de jubilación por cada centenar de niños y adolescentes. Y es que en la actualidad hay 86.771 mayores de 65 años, por 40.275 menores de 16. Incluso los mayores de ochenta años, la ya denominada cuarta edad, en torno a 33.000, son casi tantos como los niños. Una horquilla que se acorta cada año que transcurre.

El oeste, la más envejecida

El envejecimiento de la población se acucia cuanto más hacia el oeste se vaya. Desde hace varios años, las comarcas de Vitigudino y Ciudad Rodrigo, salvo los núcleos cabecera y grandes poblaciones, presentan localidades con la mitad de las poblaciones con más de 64 años que, por otro lado, no es autosuficiente.

De hecho, la tasa de dependencia es el doble que la media regional y nacional, según varios estudios surgidos en los últimos tiempos. De esta manera, la tasa media de la zona oeste supera con creces los cien mientras que en Castilla y León y en España ronda los 50. Esto es, que por cada persona de entre 15 y 64 años hay más de un anciano. En algunos pueblos como La Alameda de Gardón esta tasa asciende a cifras cercanas a los 200.

Lo mismo ocurre con la tasa de envejecimiento, también el doble de las demás medias. El 50 por ciento, frente al 22 en Castilla y León y el 16 en España, a lo que se añade una ínfima maternidad, en torno al 10 por ciento de media en estos pueblos, frente al 17 autonómico y el 21 nacional.

Todas estas cifras dejan un futuro nada halagüeño para el oeste de la provincia de Salamanca. Apenas hay generaciones de reemplazo, un 30 por ciento, frente a la garantía del cien por cien en Castilla y León y el 120 en España. Es decir, por cada diez personas de entre 55 y 64 años, a punto de jubilarse durante la próxima década, apenas hay tres jóvenes de entre 20 y 29 años, en su mejor edad para trabajar.

Comentarios