Alcaraván, de la ganadería de Vellosino, descansa después del indulto de Juan Leal en Béjar

Alcaraván, de la ganadería de Vellosino, descansa después del indulto de Juan Leal en Béjar
El mayoral, Emilio Antón, recuerda la corrida como algo emocionante después de una temporada con muy buenos resultados, sobre todo en Guijuelo, Béjar y Madrid. Sobre Alcaraván comenta que "fue un toro extraordinario, cogiendo muy bien al capote y acudiendo muy bien al caballo"
 

Alcaraván, de la ganadería de Vellosino, fue indultado por el diestro francés Juan Leal en una "emocionante" corrida que tuvo lugar en Béjar el pasado ocho de septiembre. En aquella, en la que salió a hombros el torero junto a Juan José Padilla, el toro consiguió ganarse la vida con su bravura y actitud en el coso para encontrarse ahora recuperándose de sus heridas junto al resto de la ganadería.

Para el mayoral de la misma, Emilio Antón, este hecho fue algo extraordinario, al igual que una temporada en la la ganadería ha triunfado en varias plazas, "sobre todo en la de Guijuelo y Béjar". Sin embargo, se acuerda también de Madrid, con "algunos toros muy buenos". Sobre Alcaraván, afirma que en la corrida de Béjar, "fue un toro extraordinario, cogiendo muy bien al capote y acudiendo muy bien al caballo". 

Obviamente, el torero también tuvo una gran actuación. "Supo llevarle y lo toreó muy bien, con temple y pureza", afirma Emilio Antón, que recuerda que en la ganadería son actualmente unas 250 vacas de madre y unos 30 utreros.

 

Comentarios
Lo más