Las empinadas calles de la villa, de nuevo testigos de la Pasión de Cristo

Las empinadas calles de la villa, de nuevo testigos de la Pasión de Cristo

Como cada Viernes Santo desde hace más de dos décadas, Candelario ha acogido la representación viviente de la Pasión de Cristo. Esta representación religiosa teatraliza en uno de los marcos más significativos de la localidad, la Cuesta de la Romana, los momentos previos a la crucifixión de Jesucristo. 

Cerca de medio centenar de vecinos participan en la puesta en escena, desarrollada por la Asociación Cultural Cuesta de la Romana. La iluminación nocturna de los elementos arquitectónicos hace de este acto algo tan singular como emocionante. 

Tras la tradicional procesión y posterior misa del Viernes Santo en la parroquia local, las empinadas calles de la villa vuelven a teñirse de dramatismo para escenificar los últimos momentos de la vida del hijo de Dios.

Comentarios
Lo más