Luna, el primer perro de apoyo y protección a víctimas de violencia de género en Salamanca

Luna, el primer perro de apoyo y protección a víctimas de violencia de género en Salamanca

Ha sido entregada a la primera mujer que se ha acogido a este proyecto pionero, “PEPO”, puesto en marcha por el Ayuntamiento

Este martes se ha hecho entrega en las dependencioas de la Policía Local del perro de compañía a la primera mujer que se ha acogido al proyecto “PEPO”, un proyecto de perro de apoyo y protección que se va a desarrollar en Salamanca de manera piloto para valorar la utilidad de estos animales en el proceso terapéutico de una mujer que ha sufrido malos tratos.Así, Luna, una perra de tres años de la raza pastor alemán, es el primer ejemplar que participa en esta iniciativa.

En el acto de entrega de esta perra a su nueva dueña ha estado presente la concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades, Cristina Klimowitz, quien ha asegurado que el objetivo de este proyecto es "la recuperación integral de la mujer que ha sufrido malos tratos» contribuyendo a «mejorar su seguridad, su protección y aumentar su bienestar, su autonomía y su confianza», así como ayudarle «a salir de la situación de violencia en la que ha estado inmersa e integrarse en la sociedad». Según la concejala, está comprobado la utilidad de los animales de compañía, especialmente los perros, en este tipo de terapia.

También han participado en el acto la presidenta de la Comisión Municipal de Bienestar Social y concejala del Grupo Municipal Ciudadanos, Ana Suárez, y el jefe de la Policía Local, José Manuel Fernández. Este último ha explicado que estos perros reciben un adiestramiento de meses, saliendo a la calle para que se acostumbre a determinadas situaciones cotidianas y lugares de mucha afluencia de gente, y ha recalcado que no se trata de un perro de ataque, sino que están adiestrados para «terapia, acompañamiento y aviso». «Se le ha enseñado algyunos trucos para que pueda despertar a su deueña en caso de que, por ejemplo, haya alguien en la puerta», ha señalado.

Klimowitz ha destacado «la sintonía» que hay entre Luna y su nueva dueña y ha detallado que el proceso de búsqueda del perro adecuado ha llevado varios meses. A partir de ahora, un equipo de psicólogos efectuará el seguimiento detallado de la evolución del caso, trabajando en paralelo con los policías de la Unidad Canina, que previamente han estudiado el perfil de la víctima para adaptar el animal que se entrega al entorno en el que se desenvuelve la actividad diaria de su nueva dueña, como las características de su domicilio, la actividad laboral que desempeña o sus aficiones y tiempo libre.

Este proyecto, que en principio se ha establecido con perros de apoyo y compañía, nace enfocado a la resolución de los problemas comunes a las víctimas de violencia de género como parte importante de sus terapias psicológicas.

El programa ‘PEPO’ tendrá una segunda fase, dirigida más específicamente a la protección y defensa de las víctimas, con animales que puedan disuadir a los agresores e incluso hacer frente a posibles ataques.

Pepo2

Medio terapéutico

No solo se trata de educar o adiestrar a un animal para entregárselo a su nueva dueña, sino que el proyecto ‘PEPO’ conlleva un proceso de aprendizaje para las víctimas de malos tratos que se convertirá en cura paulatina.

El proyecto es un medio terapéutico que hace posible que la víctima se vuelque en su perro, motivada por aprender y obligada por las responsabilidades del animal haciendo que sus problemas pasen a un segundo lugar.

Agentes de la Policía Local son los encargados de la formación de los perros que, posteriormente, protegerán y acompañarán a la víctima. Además del personal cualificado, el Ayuntamiento de Salamanca pone a disposición de las mujeres las instalaciones necesarias para desarrollar el adiestramiento, así como el propio perro.

El proyecto ‘PEPO’ se suma a otros programas que el Ayuntamiento tiene en marcha para apoyar y asesorar a las mujeres víctimas de violencia machista. En este sentido, el Ayuntamiento de Salamanca integró el año pasado a 103 nuevas mujeres en el sistema telefónico de protección, dependiente de la Especialidad Mujer, Mayor, Menor de la Policía Local (EMMM), un servicio que permite a la víctima una comunicación directa con la Policía para garantizar una atención rápida.

Junto a la atención que se prestó en la EMMM, el Ayuntamiento de Salamanca atendió en 2016 a 42 ujeres víctimas de malos tratos en el Centro de Información y Asesoramiento de la Mujer (CIAM), que presta atención psicológica, social y jurídica.

Comentarios
Lo más