FÚTBOL - SEGUNDA B

El Guijuelo sigue su racha en casa y respira a costa del Unión Adarve

El Guijuelo sigue su racha en casa y respira a costa del Unión Adarve

Los chacineros suman los tres puntos en un partido que le puso de cara al poco de comenzar con un penalti que transformó Jonathan Martín. Pino, en la segunda parte, puso la sentencia

Victoria balsámica para el Guijuelo, que está haciendo del Municipal algo inexpugnable. Llegaba a él el sábado el Unión Adarve y los chacineros no notaron el cambio de día. Lograron los tres puntos necesarios en un buen partido en el que también supieron sufrir por momentos.

Y eso que el partido no pudo empezar mejor. A los pocos minutos de comenzar, el árbitro señaló una pena máxima que le abría el partido a los locales. Y más con un especialista en el golpeo como Jonathan Martín. El capitán anotó y puso por delante a un Guijuelo que respiraba poniéndose por delante.

De hecho, el gol sentó bien en los primeros minutos a los de verde, que lograban controlar el partido sin mayores dificultades, aunque los madrileños lograron estirarse sobre el veinte de la primera. Primero con una doble ocasión de Leo y Juanma y después con una casi inmejorable para Fran que Kike Royo desbarató con un paradón.

El cancerbero fue la peor pesadilla para los delanteros visitantes ya que solo dos minutos después de este paradón, Wozcij la tuvo en un mano a mano que también desbarató, mostrándose seguro en todas sus intervenciones. Esta oportunidad parece que despertó al Guijuelo, que quiso volver a llevar su terreno el partido para irse con la ventaja mínima al descanso, aunque los madrileños pidieron un penalti cuando se llegaba al término de los primeros 45 minutos.

Y los segundos comenzaron de forma parecida. El colegiado anuló un gol a los madrileños, obra de Fran, y siguieron insistiendo en busca del empate en un comienzo en tromba que no tuvo resultado. Fue entonces cuando, pasado el quince, Antonio Pino volvió a aparecer para poner la tranquilidad en el marcador con el segundo del equipo. Fue poco después de que Jordi Fabregat volviera a ser expulsado por protestar al árbitro.

A pesar del resultado adverso, eso sí, el Unión Adarve continuó intentando meterse en el partido, sobre todo por mediación de Wojcik, su hombre más activo en ataque, que a punto estuvo de anotar el primero de los suyos en un cabezazo que golpeó en el larguero y en el que Kiko Royo estuvo más rápido que otros para llegar a la segunda jugada. El Guijuelo, eso sí, también tenía las suyas y Manu Dimas pudo anotar su gol tras una buena pared con Antonio Pino pero su disparo también golpeó en el palo.


La lucha de los visitantes tuvo su premio a diez minutos del final cuando Wojcik pudo tener recompensa a su trabajo batiendo a Kike Royo, aunque Carmona evitó el susto solo un minuto después con el tercero del Guijuelo, que volvió a ganar en casa y suma tres puntos muy valiosos en su lucha por evitar el descenso. 


Comentarios