El Tormes acoge un acto de apoyo a la campaña de la Confederación por el Mejor Interés de la Infancia

El Tormes acoge un acto de apoyo a la campaña de la Confederación por el Mejor Interés de la Infancia

En los Juzgados, por la tarde, se presentará la campaña de sensibilización 'Marta y Pablo tienen que ir al Juzgado'

El Centro Comercial El Tormes acoge este viernes un acto en apoyo a la campaña de sensibilización de protección de la Familia y la Infancia de CEMIN, en el que participará la concejala de Familia del Ayuntamiento de Santa Marta, Silvia González.

CEMIN, con la colaboración de la Fundación General de la Universidad de Salamanca en el marco del programa de Empresas Amigas, aprovechará este momento para reunirse con asociaciones, instituciones y empresas e iniciar así una colaboración en la difusión de los derechos de los menores y protección de la familia.

Además, en la tarde, en la planta baja de los Juzgados de Salamanca, frente al registro civil, se celebrará la presentación de la campaña de sensibilización de protección de la Familia y la Infancia de CEMIN, con el comic 'Marta y Pablo tienen que ir al Juzgado', a la que acudirán autoridades, asociaciones y profesionales de diferentes sectores como el social, jurídico, educativo y sanitario.

Este acto será presentado por el juez decano de los Juzgados de Salamanca, Juan Rollán García, junto con el presidente de la Confederación por el Mejor Interés de la Infancia (CEMIN), Gerardo Rodriguez-Acosta Gómez, Mercedes García-Vilanova Comas, secretaria general de CEMIN y Marta Bolívar Laguna, coordinadora y representante de CEMIN en Castilla y León.

El cómic "Marta y Pablo tienen que ir al Juzgado", más que un cuento para niños y adolescentes es una herramienta de gran utilidad para padres y profesionales cuando se enfrentan a la difícil tarea de explicar a niños y jóvenes que sus padres están en proceso de ruptura de pareja. Tendrán que pasar por pruebas en los juzgados y hablarán con psicólogos, jueces y otros profesionales. Esta historia les ayudará a mitigar sus miedos y a comprender que no son ellos los que deben decidir con quién van a vivir tras la separación, sino que son sus padres y, en última instancia, los jueces, los que van a tomar esta decisión.

Es necesario que el entorno judicial se adapte al niño (sin togas, sin fríos despachos, sin esperas en los pasillos) y con esta iniciativa se facilitará mucho la labor de jueces, psicólogos, trabajadores sociales, maestros y padres.

Comentarios