César Pérez Gellida: "Un thriller no está reñido con la calidad literaria"

César Pérez Gellida: "Un thriller no está reñido con la calidad literaria"

El vallisoletano presenta este martes su nueva novela en la librería Santos Ochoa desde las 18:30 horas

El escritor César Pérez Gellida presenta este martes su nueva novela, 'Konets', la última de una serie de ocho. Se trata de un thriller del que ha hablado antes de hacerlo con los salmantinos, a las 18:30 horas en la librería Santos Ochoa, en una entrevista que se reproduce a continuación:

- Con Konets se cierra una serie de ocho novelas en la que intervienen docenas de personajes. En la «Nota al lector», reconoces que te cuesta muchísimo desprenderte de ellos, pero que lo veías algo necesario. Además del dolor ya expresado, ¿cómo te has sentido al poner el colofón a toda esa telaraña de tramas?

- Extraño. Por una parte estaba ansioso por terminar de tejer esta red de ocho novelas y por otro me costaba admitir que aquellas eran los últimos capítulos de una historia protagonizada por personajes que me han acompañado a diario desde el 2013.

- ¿Ha sido el proceso de escritura de Konets distinto al del resto de novelas de la serie? ¿Te has visto más limitado que en las otras por tener que estar pendiente de atar todos los cabos, por cerrar la serie de una forma tan redonda?

- Sí. Quizá haya sido la novela en la que me he visto menos libre a la hora de cocinar el argumento dado que había determinados ingredientes que debían estar presentes en el guiso de forma obligatoria. Me costó dar con la estructura pero finalmente las distintas tramas fueron adaptándose hasta conformar una tetralogía en un solo volumen, con cuatro historias conclusivas y un argumento horizontal que proporciona coherencia argumental a la novela.

- Durante toda la serie tienen gran fuerza los modelos paternos —sean ejemplares o justo lo contrario—, así como el sentimiento de orfandad ante la ausencia de ellos y la búsqueda de la identidad personal de quien lo sufre. ¿Ves una vinculación directa entre estos temas y los desequilibrios emocionales o psiquiátricos de algunos personajes?

- Desde luego si existe, no es algo buscado por mí. Es cierto que esta premisa se repite en algunos personajes, lo cual no responde a algún déficit biográfico del autor dado que yo he crecido en el seno de una familia bastante tradicional y estable. Si existe una razón que lo explique yo, desde luego, no la conozco.

- Varios de los personajes de la serie encuentran en el odio y la venganza el motor de sus actos. Otros, por contra, padecen un sentimiento de culpa que les impulsa a reparar errores ajenos. ¿Trazas ahí la línea entre el mal y el bien del elenco o los matices son mucho más complejos?

- En realidad, si de algo estoy satisfecho tras estas ocho novelas es de haber dibujado una línea entre el bien y el mal bastante difusa. Es cierto que el lector reconoce qué personajes están a un lado o en otro, pero algunos la cruzan constantemente. De hecho, la frase de Carapocha con la que se abre Konets gira en torno a esta ambigüedad: «Todo lo mejor es lo peor cuando uno no sabe de qué lado está. Todo lo peor es lo mejor cuando a uno deja de importarle de qué lado está»

- También están presentes durante toda la serie firmes sentimientos de amistad, como el que llevan hasta el final Erika y Sancho, o la búsqueda por parte del Khimera Proyeckta de una solución justa e ideal a los conflictos. ¿Hay más bondad y lealtad a unos valores en sus novelas de lo que a primera vista parece?

- A priori yo no me planteo dogmatizar en mis novelas como propósito fundamental, pero eso no quita que exista un poso ético que está siempre expuesto a la libre interpretación de los lectores. Yo no me planteo la novela negra como un género que deba estar lastrado por componente de denuncia social, pero sí anclado a la realidad, y, lamentablemente, la realidad que vivimos me invita a proponer planteamientos que hacen reflexionar al lector.

- En todas las novelas de la serie se producen continuos cambios de escenario, en los que las localizaciones recreadas parecen imprimir carácter a las situaciones que en ellas se desarrollan. ¿Buscas conscientemente la fuerza de esas atmósferas, escenas que solo podrían tener lugar en tal sitio o tal otro?

- Absolutamente. Para mí los escenarios, los principales, son personajes que condicionan la trama. Si consigues que el lector conecte con la atmósfera haces que sea partícipe de la historia, que sea el epicentro de la trama, por ello siempre trato de dibujar entornos que conozco bien porque los he vivido o porque existen dentro de mi cabeza.

- Tienes la etiqueta de escritor de thrillers. ¿Te encuentras cómodo en la descripción o crees que las historias trascienden los géneros? ¿Te influye dicha categoría a la hora de redactar de una u otra forma?

- No. Como escritor debo admitir las etiquetas y, bajo mi punto de vista, desarrollar un buen thriller conlleva una complejidad desde el punto de vista estructural que solo por ello ya es digno de elogio. Pero, además, un thriller no está reñido con la calidad literaria por mucho que algunos se empeñen en defender lo contrario. En mi caso, la parte estilística es la que más esfuerzo me consume aunque, por suerte, los lectores saben apreciarlo.

- Tus novelas son tremendamente visuales, y las trilogías llevan incluso banda sonora. Tus lectores prácticamente las «vemos» y «escuchamos» más que leerlas. Aunque ya lo has insinuado en los agradecimientos, mencionando a Zebra Producciones y Movistar TV como «futuribles víctimas», ¿podrías adelantarnos si hay ya algo avanzado en una posible adaptación televisiva?

- Seguimos avanzando aunque al ritmo que establece un proceso de tanta complejidad como es una adaptación audiovisual. En este momento estamos trabajando en el mapa de tramas, el precasting y los guiones de lo que confío será la primera temporada de una serie para Movistar TV pero aún no tenemos la seguridad de que vaya a rodarse. En breve espero poder tener buenas noticias al respecto

Comentarios