La iglesia de Santiago de Alba de Tormes acoge una exposición de belenes

La iglesia de Santiago de Alba de Tormes acoge una exposición de belenes

La colección de los padres reparadores podrá ser disfrutada por albenses y visitantes desde el día 6 de diciembre hasta el 7 de enero

La concejala de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Alba de Tormes, Sonia Sánchez, inauguró este miércoles la exposición de belenes '...et habitavit in nobis... y puso su morada entre nosotros'. En esta muestra, los padres reparadores exponen su colección de belenes para que sea visitada y disfrutada por albenses y visitantes desde el día 6 de diciembre hasta el 7 de enero en la iglesia de Santiago.

La exposición puede visitarse en horario matutino de 12:00 horas a 14:00 horas, y en horario vespertino de 17:00 horas a 19:00 horas. Los días 24 y 31 de diciembre, y 5 de enero, estará abierta solo en horario de mañana, mientras los días 25 de diciembre y 1 de enero permanecerá cerrada. La muestra está articulada en torno a cuatro perspectivas, según su organización.

-Dios se hace hombre, barro con nuestro barro

Dios, en Jesús, se hace hombre, y pisa nuestra tierra, se hace barro con nuestro barro, se mancha con las manos con nuestra pequeñez y nuestras inseguridades.

Contempla los diferentes nacimientos de barro, arcilla, madera. Es nuestro modo de expresar ese “barro con nuestro barro”.

-En medio de nosotros

Los pueblos de todo el mundo siempre han tratado de representar a Dios con las formas, materiales, costumbres y modos de expresarse de su contexto. Y así podemos verlo en los diferentes 'belenes' que propone este segundo capítulo de la exposición.

Detenerse en los belenes que se han incorporado a la colección desde los diferentes lugares del mundo: África, Oceanía, Asia, América, Europa... Fijarse en sus formas y materiales. En cómo cada cultura ha representado esta escena de Belén para hacerla más comprensible y cercana a la realidad.

-Pequeño, tembloroso, frágil

Frente a la imposición, el grito, el trueno, la voz desde lo alto, Dios opta por proponer, desde abajo, el amor: haciéndose pequeño, tembloroso, frágil. Como todos lo hemos sido.

Es momento de volver a ser niños. Por lo pequeño de algunos de los belenes, pero también porque hay que agachar la mirada para contemplar alguno de ellos. A medida que pasa la mirada por cada imagen, recorre también la infancia y redescubre la mirada inocente llena de sorpresa ante la novedad ilusionada con las pequeñas cosas.

Dios de nuestro día a día

Este año se han trasladado las piezas más antiguas del Belén que desde el inicio del Colegio y Seminario San Jerónimo, han acompañado los fríos del Adviento y la Navidad desde los arcos y muros del claustro de San Jerónimo

Fijarse en los gestos, las caras de sorpresa, curiosidad, confianza de cada una de las figuras y todo por la pequeña figura que se sitúa en el centro. ¿Sucederá así también en tu día día?

Comentarios
Lo más