Por primera vez un juzgado reconoce como accidente laboral la baja de una profesora que sufrió acoso de alumnos

Por primera vez un juzgado reconoce como accidente laboral la baja de una profesora que sufrió acoso de alumnos

Lo ha hecho el juzgado de lo Social número 1 de Palencia. "Es muy positivo que la justicia se atreva a dar este tipo de pasos”, dice el presidente de ANPE en Salamanca

El Juzgado de lo Social número 1 de Palencia ha reconocido accidente de trabajo la baja laboral de una profesora del instituto de Peñafiel (Valladolid), causada por el acoso de varios alumnos. La docente emitió durante el curso pasado numerosos partes de incidencia sobre varios alumnos, en especial sobre uno de ellos que, aseguraba, interrumpía constantemente la clase, daba palmadas, subía y bajaba las persianas, entraba y salía del aula sin permiso y faltaba el respeto continuamente con amenazas.

La profesora inició su baja laboral el 9 de enero de 2017 con un diagnóstico de ansiedad, y tras varios conflictos con la mutua, la Junta de Castilla y León y el Instituto Nacional de la Seguridad Social, finalmente el juzgado de lo Social de Palencia ha considerado que “sí existe parte de accidente de trabajo”.

Hasta ahora, este tipo de bajas suponían una retención de haberes en el sueldo del afectado, pero esta consideración de baja por accidente laboral implica que la profesional esté exenta de la pérdida de sueldo correspondiente que tiene una baja común.

Según el presidente de ANPE Salamanca, Nicolás Ávila, este reconocimiento supone un avance: “es muy positivo que la justicia se atreva a dar este tipo de pasos”. Resalta la importancia de que las instituciones entiendan que los profesores “no se dan de baja porque quieren”, sino que “lo hacen porque se encuentran mal”, y que antes de llegar a eso, han tenido que aguantar mucho.

ANPE, por su parte, lleva años pidiendo en la mesa sectorial que las bajas por depresión por acoso puedan considerarse bajas laborales, por lo que valora la importancia de esta decisión. Aunque esta sentencia no pueda crear jurisprudencia, sí que facilitará el camino para que aquellos profesores que no se atrevan a denunciar por miedo o posibles venganzas, lo hagan de manera que se beneficien más de esta medida.

El sindicato ANPE ha atendido 79 casos en Castilla y León a lo largo del curso pasado 2016/2017 a través del Defensor del Profesor. Salamanca es la tercera provincia de la comunidad con más agresiones a profesores, solo por detrás de Valladolid y Burgos.

Comentarios