El jefe de la UCO, sobre el caso Diana Quer: "No es lo mismo trabajar en medio de la vorágine que ha habido"

El jefe de la UCO, sobre el caso Diana Quer: "No es lo mismo trabajar en medio de la vorágine que ha habido"

Descendiente de salmantinos, presentará un libro de la lucha de la Guardia Civil contra ETA la próxima semana en la capital charra. Antes, ha podido esclarecer uno de los casos más mediáticos de los últimos años, algo que afecta de alguna manera. Así, este hecho ha sido el principal para que compareciera junto al exjefe de la Guardia Civil de Salamanca, para relatar los principales detalles cronológicos de la investigación

Apenas han pasado tres días desde que el exjefe de la Guardia Civil de Salamanca, Francisco Javier Jambrina, ahora en A Coruña, y el jefe de la UCO, Manuel Sánchez Corbí, comparecieran para arrojar luz sobre un relato que ha durado más de un año a través de los diferentes medios de comunicación, que construían las piezas inacabadas. Precisamente por ello, Sánchez Corbí consideraba esencial, aunque excepcional, una rueda de prensa de estas características. Afirma que el momento en el que todo llegó a su fin fue un cúmulo de sensaciones de tristeza y satisfacción. 


- ¿Qué se pasa por la cabeza cuando hay una desaparición como esta?

En un primer momento no sabes y barajas todo lo que puede haber ocurrido. Es una joven de vacaciones que está en las fiestas del pueblo y lo normal es que haya salido de fiesta y ya está. Lo que pasa aquí es que los compañeros de A Coruña tienen un sexto sentido y dicen que es un poco raro. Y ya se piensa que puede ser una desaparición no voluntaria y se empieza a plantear esa hipótesis. Hay otros casos en los que esto es importante y puede suponer que se encuentre viva a la víctima, aunque en este caso no fue así. 


- Y acto seguido, a buscar la primera pista: el móvil

Se tardó como dos meses en encontrarlo pero fueron muchos más. Un móvil en agua salada es un engendro que hay que tratarlo para intentar conservar el chip en condiciones de poder extraer información y hubo que llevarlo a una empresa especializada. Y prácticamente los datos llegaron en julio de este año.


- En ese tiempo en el que se trata de encontrar el móvil. ¿Se puede caer en la desesperación?

Te dedicas al trabajo de campo. Tienes la hora, sabes el lugar y desde ahí a buscar testigos, cámaras, información de teléfonos y de alguna información que te permita decir qué ha pasado. Entrevistamos a unos 500 testigos pero la mala suerte fue que aquí nadie vio nada. 


- Entonces, ¿en un estado de stand by?

No. Continúas buscando pistas sobre el terreno, imaginando lo que había podido ocurrir. Una cosa que fue fundamental fue el volver al año siguiente en las mismas condiciones, en el mismo día y hora y reconstruir el escenario. 


- Y ya se consigue la información del teléfono y, con otras pruebas, todo indica a un sospechoso. ¿Cuál es la labor después?

Una vez que tienes al sospechoso tienes que tener pruebas palpables para que la Justicia pueda actuar. Al final es la búsqueda de la prueba. A veces las sospechas fallan y en este caso había que encontrar esas pruebas.


- Perjudica el hecho de que el caso haya sido tan mediático?

La información de los medios no te perjudica pero no es lo mismo trabajar en silencio y sin presiones que en medio de la vorágine que ha habido en este caso. Aceleras cosas y puedes llegar a creer que alguna información puede haber provocado que se pierda alguna pista. 


- ¿Qué ha sido lo más complicado de la investigación?

Aquí hay una investigación muy técnica de telefonía y cámaras. Millones de datos que hay que analizar para llegar a conclusiones. Eso es lo más complicado.


- ¿Es cierto que si el detenido no hubiera dicho dónde estaba el cuerpo de Diana Quer nunca se hubiera encontrado?

Es verdad. Hay sitios donde es imposible si no te lleva él. Está dentro de una propiedad privada. Ya solo entras si tienes motivo y autorización y dentro de la nave está dentro de una losa en un habitáculo lleno de agua con diez metros de profundidad y el cuerpo está en el fondo.


- Luego hay críticas sobre la cantidad de detalles que se han contado en la rueda de prensa.

Si uno analiza, y nosotros sabemos, de todo lo que yo he dicho se han contado un millón de detalles más profundos. Yo he contado lo que se ha ido contando de manera salpicada pero hilado y seguido pero el nivel de detalle de métodos de investigación es cero. A nadie le sorprende el hecho de que te puedan seguir por teléfono. Los delincuentes saben esto y muchas cosas más. 'El Chicle' coge el teléfono y lo tira al agua por algo. Esta investigación donde la prensa ha contado millones de cosas, con poca información, era esencial contarlo todo pero también excepcional.


- ¿Y la Justicia? Porque también hay quejas de que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado hacen su trabajo pero no se acompaña desde juzgados.

Nosotros en este caso hemos trabajado estrechamente con los Juzgados. En un caso como este cada uno tiene su papel. Hacemos lo que nos dice el juez y le convencemos de algunas cosas. Cada uno tiene su trabajo. 


- ¿Prisión permanente revisable?

Es un tema que a nosotros no nos afecta para nada. A la labor policial, nada.


- ¿Algo que decir a aquellos que critican que no se detuviera antes al sospechoso y fuera después de otro intento de secuestro?

Primero que uno es ventajista cuando habla a toro pasado. Si Diana hubiera sabido lo que le pasó, no hubiera hecho nada. La segunda parte, trabajamos con probabilidades y con pruebas. Hasta que no tienes las pruebas, un sospechoso es libre. Y a los libres no se puede acosarles, retenerlas, aislarlas… Me dirían que por qué le intimidé. Funcionamos con pruebas. El Chicle en 2005 tuvo una denuncia de violación que quedó en nada penalmente. Hasta 2016 no ocurrió lo de Diana. Luego le hemos estado vigilando, algunas veces ostensiblemente para que no hiciera nada pero un día se le cruza el cable. Claro que eso puede ocurrir pero si no hay pruebas, es imposible. 


- Es casi imposible no acordarse también del caso de Marta del Castillo

Cada caso es distinto. Y hay casos que se atrancan. No sé qué hubiéramos hecho nosotros.


- ¿Satisfacción con el resultado de la investigación?

Es una satisfacción muy grande porque la responsabilidad es mayor con la repercusión mediática pero una solución tristísima. Al final ya ves a Diana como algo nuestro. Es muy triste.

Comentarios