LEY DE AUTÓNOMOS

Modificaciones en la ley para frenar el decrecimiento de autónomos en Salamanca

Modificaciones en la ley para frenar el decrecimiento de autónomos en Salamanca

Desde el pasado 1 de enero, los trabajadores por cuenta propia pueden causar hasta tres altas y bajas en el año con efectos desde el día en que concurran, entre otras muchas ventajas. En la provincia charra se llevan seis meses consecutivos con caídas en los trabajadores por cuenta propia

La provincia de Salamanca tiene un gran problema con los autónomos. Pese a que el número de parados volvió a reducirse en el mes de diciembre, alcanzando los números de 2008, los trabajadores por cuenta propia también decrecieron, situándose en los 26.937 y marcando su sexto mes consecutivo de descenso.

Una tónica negativa que está generalizada en todo el país, ya que el crecimiento de los autónomos en el 2017 fue mucho menor del esperado, con un aumento neto de apenas 10.000 trabajadores. Por todo ello, el pasado 24 de octubre entró en vigor la nueva y esperada Ley de Autónomos, una batería de medidas que buscaban promover el emprendimiento, mejorar su cobertura social y eliminar trabas burocráticas y económicas con las que se encuentra este colectivo.

Sin embargo, esta Ley no es suficiente, y por ello han vuelto a ampliar las ventajas modificando la normativa, algo que entró en vigor el pasado 1 de enero. Menores pagos a la Seguridad Social los primeros meses, más facilidades a las madres autónomas o la conciliación laboral y familiar son algunos de los objetivos que se tratan de conseguir con las medidas aplicadas.

Cotizar por los días trabajados, uno de los grandes logros

Uno de las grandes conquistas de los autónomos la entrada en vigor de la normativa de este 1 de enero ha sido que finalmente cotizarán por los días trabajados y no por los meses completos. Esto se ha logrado gracias a dos medidas que trabajan en el mismo sentido.

Una de ellas es que se ha establecido la posibilidad de que los trabajadores por cuenta propia puedan causar hasta tres altas y bajas en el año con efectos desde el día en que concurran. Esta modificación supone una importante reforma, puesto que hasta ahora la normativa aplicable a los autónomos únicamente les permitía cotizar por meses completos, es decir, que las altas surtían efectos desde el día primero del mes natural y las bajas desplegaban sus efectos al vencimiento de último día del mes.

En coherencia con eso, también se ha fijado que las cotizaciones a la Seguridad Social se hagan desde el día que el trabajador se dé de alta y no el mes completo. Es decir, si un autónomo se diese de alta el 6 de enero, sólo pagaría por los 26 días cotizados, y no por los 31 del mes.

Todo ello permitirá que los trabajadores por cuenta propia gocen de una mayor libertad y autonomía a la hora de emprender su negocio y parar su actividad cuando deseen, sin que signifique que tengan que parar su actividad por completo. Por ejemplo, si un negocio es estacional, se podría cesar la ocupación en los meses cuando menos volumen de negocio haya.

Sin embargo, la Ley de Autónomos intenta evitar eso, y por ello ha introducido algunas mejores en la base de cotizaciones este 1 de enero. La principal es que los profesionales autónomos podrán cambiar sus bases de cotización hasta cuatro veces en el mismo año natural, para así resguardarse las épocas de menor volumen de transacciones.

Esta última medida afecta y beneficia a muchos de los autónomos salmantinos, dedicados al turismo y a los estudiantes, dos mercados de que se caracterizan por sus fluctuaciones según los meses.

Novedades fiscales para reducir los inconvenientes económicos de ser autónomo

Otras de estas novedades han aplicado en el término fiscal para intentar corregir algunas de las desigualdades que sufrían muchos de los autónomos, especialmente los que gestionan una Pyme, y de las que se han podido beneficiar bastantes salmantinos, al afectarles directamente.

La principal y más aplaudida por el sector fue la ampliación de seis meses a un año de la tarifa plana para las altas de nueva creación, establecida en 50 euros. Es decir, los nuevos autónomos podrán pagar durante sus primeros 12 meses una cuota reducida a la Seguridad Social en vez de los 275,02 euros de cuota mínima que está establecida.

Pero no solamente eso, sino que gracias a las modificaciones de este 1 de enero, los siguientes seis meses podrán pagar la cuota mínima con una reducción del 50%, y los próximos seis hasta completar los dos años también se beneficiarán de una reducción del 30%, por lo que pagarán 137,97 y 192,79 euros, respectivamente. Además, tampoco será necesario no haber estado dado de alta como autónomo en los últimos cinco años, sino en los últimos dos.

Asimismo, otra de las medidas aplicadas es que los trabajadores por cuenta propia que desarrollen su actividad en su domicilio podrán deducirse hasta el 30% de los suministros del hogar, es decir, la luz, el agua o el internet. Además, los recargos por deudas a la Seguridad Social se reducen al 10% el primer mes natural.

Por último, otro de los colectivos a los que se ha buscado beneficiar es el de las personas vulnerables. Así, la cuota que pagarán estos (víctimas del terrorismo o violencia de género o personas discapacitadas) gozará de una reducción del 80% el primer año y del 50% los siguientes 48 meses.

Comentarios