LEÓN

Cuando la nieve es una tortura diaria que dificulta vivir en el mundo rural de León

Cuando la nieve es una tortura diaria que dificulta vivir en el mundo rural de León

La cara amarga de la nieve en los pueblos sigue siendo noticia por las dificultades de tráfico, los cortes de luz o las más básicas telecomunicaciones, Internet o teléfono fijo y móvil, que sitúan a municipios y comarcas enteras en el amplio mapa de la supervivencia invernal.

La estampa de la nieve suele mostrar su cara amable, blanca, bella y divertida en el mundo rural leonés. Pero cada noche que nieva profusamente, como ha vuelto a ocurrir esta misma madrugada, bajo el manto blanco quedan acalladas difíciles situaciones de bloqueo, incomunicación en muchos sentidos, falta de servicios de lo más básico y una sensación de olvido que sufren quienes habitan aún los pueblos de León, especialmente de la Montaña leonesa, pero no sólo.

Un ejemplo se ha vivido esta semana en la comarca de Omaña. En Riello, uno de los municipios con más pueblos de España (casi una cuarentena), en muchos de los cuales los accesos hasta la carretera general que vertebra Omaña resulta casi impracticable en cada nevada, por pequeña que sea, o las muchas mañanas en las que la helada crea auténticas pistas de hielo. Los vecinos aguantan estas dificultades pero claman cuando ni siquiera la quitanieves mantiene limpia y accesible la general, la LE-493, carretera dependiente de la Junta imprescindible para acercarse a Laciana o León por La Magdalena para el más básico trámite, o por razones de trabajo.


Así, esta misma mañana la carretera general permanecía con una blanca y peligrosa capa de nieve y hielo durante horas y horas. Como el pasado lunes o el martes. Muchas familias optan por no enviar a los niños a colegios e institutos, y condicionan así también su propio trabajo.

Clases 'congeladas'

Este jueves, el parte oficial de la Junta da por bueno que 408 escolares leoneses se han visto 'atrapados' por la nevada y la helada: 233 de Primaria y 175 de Secundaria. Atención a los municipios que, según la Junta, se han visto afectados, porque habla de la práctica totalidad de la mitad norte de la provincia leonesa: "Palacios del Sil, Riello, Villablino, Cistierna, Toreno, Boñar, Villablino, Pola de Gordón, León, Astorga, La Robla, San Justo de la Vega, Carrizo de la Ribera, Boñar, Robles de la Valcueva, Tremor de Arriba, La Vecilla de Curueño, Páramo del Sil y Puebla de Lillo".

Problemas aparte, pero no menores, son los otros tipos de incomunicación. Los cortes de luz son el pan suyo de cada día en numerosas poblaciones de la montaña, desde Omaña a Picos de Europa; pero también en otros puntos como el sur de la provincia.

Sin ir más lejos, en Castrocontrigo las amargas quejas de los vecinos, que ha hecho suyas el alcalde, hablan de cortes totales durante jornadas enteras y días sucesivos tanto en el servicio de telefonía fija como en el de móviles. Y por supuesto, también de conectividad a Internet. El aislamiento, algunas jornadas, es total, también en localidades como Ferreras del Puerto, Maraña y tantos otros puntos del León rural.

El PSOE acaba de anunciar la enésima iniciativa -una pregunta parlamentaria- dirigida a la Junta de Castilla y León ante las Cortes autonómicas para que valoren y, sobre todo, resuelvan estos graves problemas que se sufren un día sí y otro también. Incluso fuera de lo más duro del invierno.

Y las consultas sanitarias

Si a esto se suman las constantes quejas por los cambios y anulaciones de consultas médicas en numerosos consultorios, ante problemas de falta de personal asistencial o médico, más allá incluso de las dificultades de movilidad de los enfermos, la mayoría de ellos de edades cada vez más avanzadas en los pueblos, se completa el auténtico mapa de la supervivencia invernal del mundo rural leonés.

Comentarios