FÚTBOL - SEGUNDA B

El Guijuelo derrota al Toledo y comienza a pensar en los puestos de arriba

El Guijuelo derrota al Toledo y comienza a pensar en los puestos de arriba

Se adelantaron los de Fabregat con un golazo de Carlos Rubén, que después se marchó lesionado. Carmona hizo el segundo justo antes de que los visitantes recortasen distancias, todo antes del descanso. Pero el resultado no se iba a mover más

El Club Deportivo Guijuelo se impuso al Toledo (2-1) en un partido donde los chacineros aprovecharon las ocasiones de las que dispusieron en la primera parte para hacerse con una ventaja que supieron administrar a la perfección.

Los locales salían con todo en busca de la victoria, y ya gozaban de una doble ocasión. Primero, Suárez le ganaba la espalda a la zaga toledana y se plantaba sólo frente a Alcolea, al que regateaba. Sin embargo, se quedaba escorado y presionado por dos defensas, pero veía muy bien la llegada de Fuster, al que cedía el balón. Sin embargo, el punta no era capaz de conectar el remate, ya que el balón pasaba entre sus piernas.

Sí que remataba un balón muerto en el área en semichilena en la siguiente jugada, pero el esférico se iba por encima del travesaño. Avisaba el Guijuelo de que quería el gol rápidamente, y su capitán, Raúl Ruiz, dio buena muestra de ello pisando línea de fono y forzando un córner, gracias al que llegaría el primer gol.

Y es que, si bien el saque de esquina era repelido por la defensa del Toledo, Kevin redespejaba en mediocampo para evitar problemas. Pero ese balón, que rozaba las nubes del Municipal de Guijuelo, caía en las botas de Carlos Rubén. El mediocentro hacía un control excelso, pinchando la bola en la esquina del área, recortando a su par y colocando el balón en la escuadra. Un verdadero golazo.

Este gol liberaba de presión a los chacineros, que cedían el dominio del juego a los visitantes y esperaban para salir a la contra. Y, en un balón largo del Toledo buscando la espalda del Guijuelo, Carlos Rubén saltaba para despejar, aterrizando mal en la caída. Inmediatamente el árbitro paró el encuentro y pidió las asistencias, ya que se vio que era lesión grave. Y, efectivamente, no pudo continuar, dejando su plaza a Manzano.

El partido se enfriaba debido a la lesión, algo que aprovechaba el Guijuelo para rehacerse. Y si bien el Toledo estaba a punto de hacer el empate en una jugada embarullada dentro del área, eran los de Fabregat los que golpeaban nuevamente gracias a Carmona. Este controlaba un balón servido por Suárez en la frontal y, tras un rechace en el que los jugadores del Toledo pidieron mano, se llevó el balón para batir a placer a Alcolea.

Pero poco duraba la alegría chacinera, y es que en la siguiente jugada Tomás, lateral izquierdo de los visitantes, recibía el cuero dentro del área, recortando la entrada de Raúl Ruiz y mandando el esférico al fondo de las mallas de Kike Royo, recortando distancias para el Toledo.

Nuevamente se enfriaba el partido con los goles. Ambos conjuntos gozaban de opciones, con más peligrosidad el Guijuelo, pero ninguno era capaz de poner en apuros a los guardametas, por lo que se llegaba al descanso con la ventaja mínima para los locales.

El segundo tiempo arrancaba con mucho más prudencia por parte de ambos equipos, buscando el gol pero sin cometer errores, especialmente en lo que a la defensa se refería. Esto dio lugar a unos minutos toscos, de juego en mediocampo donde el físico predominaba a la calidad.

Pero poco a poco el Guijuelo se hacía con el control, sin llegar a inquietar a Alcolea, pero sí terminando las jugadas, algo que evitaba cualquier viso de contra toledana. De hecho, Fuster y Luque probaban suerte desde lejos, pero sus tiros no suponían problemas para el meta visitante.

Ambos entrenadores movían el banquillo tratando de encontrar la diferencia que supusiese o bien el gol de la tranquilidad para los locales o el empate para los visitantes. Pero los minutos pasaban y ninguno de los dos conseguía ser superior a su rival. Sí que el Toledo conseguía encerrar a los de Fabregat en su área, pero los verdes daban una lección defensiva rechazando cualquier opción visitante.

Además, en cada ocasión que tenían se sacudían el dominio toledano, y Luque estaba cerca de superar a Alcolea con un tiro lejano, pero el meta visitante se esforzaba y atrapaba con seguridad. Pero el Toledo seguía atacando para sufrimiento de la grada local, que veía peligrar los tres puntos.

Pero el resultado no se iba a mover, y el Guijuelo conseguía una victoria que no sólo le sirve para derrotar a un rival directo y alejar el descenso, sino que le permite pensar en cotas más altas, como la Copa del Rey, de la que se queda a tan sólo dos puntos.

Comentarios
Lo más