LA ALBERCA

La Alberca celebró su tradicional rifa del ‘Marrano de San Antón’

La Alberca celebró su tradicional rifa del ‘Marrano de San Antón’

Este año fue el antiguo párroco del pueblo, Poli Díaz, quien actuará como padrino. Lo recaudado irá destinado a ‘Luz para Benín’, obra escogida por el propio cura. Además, se convidará a todos los asistentes a hígado encebollado

El municipio salmantino de La Alberca celebró este sábado la tradicional rifa del ‘Marrano de San Antón’. Y es que, al ser el sábado más próximo a San Antonio Abad (el pasado miércoles 17), se sorteó el cerdo que ha sido criado por los habitantes del pueblo a lo largo del año entre todos los participantes que hayan decidido comprar una papeleta benéfica.

Esta rifa destina su recaudación siempre a una obra de caridad, y este año su finalidad será sufragar el proyecto ‘Luz para Benín’, como así lo decidió el antiguo párroco del pueblo, Poli Díaz, que actuará hoy como padrino.

A los tradicionales actos folklóricos que se realizan con ocasión de la rifa del ‘Marrano de San Antón’ y las degustaciones clásicas y gratuitas que siempre se ofrecen (productos típicos que se comían cuando se hacía la matanza antiguamente, como chichas, hígado, patatas meneas, chorizo o morcilla, así como pan y vino), este año se le sumó el hígado encebollado con el que se convidará a todos los asistentes.

Además, como viene haciéndose en los últimos años, si el agraciado (el número 3.868) no quisiese el cerdo para realizar la matanza, una de las empresas de embutidos del pueblo le canjeará la papeleta por un lote de embutidos en compensación.

La Alberca logró escapar de la plaga de la peste gracias a San Sebastián

Además, se da la circunstancia de que este sábado 20 de enero coincide con la festividad de San Sebastián, que también se conmemora. Y es que hace 100 años, en 1918, la peste hizo mella en todos los pueblos de La Sierra, causando una gran mortalidad.

Sin embargo, La Alberca consiguió librar, y apenas afectó a una docena de personas. Esto, como cuentan habitantes del propio municipio, se debe a que todos se encomendaron a San Sebastián sacándolo en procesión y, gracias a su protección, lograron esquivar tan terrible enfermedad.

Comentarios
Lo más