Gadea Rodríguez, del IES Tomás Bretón a Canadá con la Fundación Amancio Ortega

Gadea sujeta una beca que le fue concedida por el Ayuntamiento hace dos años
Gadea Rodríguez, del IES Tomás Bretón a Canadá con la Fundación Amancio Ortega

Otra de las becadas de Cuarto de la ESO por la Fundación para estudiar un año en Estados Unidos o Canadá cuenta la historia que le llevó a optar por ello y sus expectativas en su nuevo destino. "Me presenté diciendo que a lo mejor ni me cogían y todavía no lo asimilo del todo. Es muy impresionante"

La Fundación Amancio Ortega ha dejado ocho becas en Salamanca para que alumnos de cuarto de la ESO disfruten de un año de estancia en Estados Unidos y Canadá. Si la semana pasada, conocíamos a Alberto Sánchez, esta semana es el turno de Gadea Rodríguez, del IES Tomás Bretón de Villamayor. 

Ella es otra de las que se han labrado la suerte para poder vivir una experiencia inolvidable. Como en casi todos los casos, el inicio fue una mezcla entre la ilusión y la incertidumbre, centrado más en lo segundo ya que parece complicado que una persona sea becada entre casi 10.000 solicitudes. 

Sin embargo, pudo, como en otros casos, la ilusión. Esto y el conocimiento del inglés, ya que se deben superar tres pruebas hasta poder conocer si eres uno de los seleccionados. Gadea Rodríguez lo recuerda como un "momento muy tenso", más aún en su caso ya que es por orden alfabético y la 'r' está muy atrás en el abecedario. "Me llevé mucha alegría", comenta. 

Así, consiguió su propósito inicial, que lo cumplirá a partir de agosto, cuando se vaya a su nuevo destino, el cual ya conoce. La ciudad de Delta, en Canadá, le espera. A ella y a otras dos chicas más con las que ya ha contactado para hacer el inicio algo más cómodo. 

Cuenta, además, que ha tenido suerte porque ya desde un primer momento le apetecía este país y no Estados Unidos. "Me gustaban las dos pero siempre he preferido Canadá. En Estados Unidos tienes el hándicap de que te toque en un pueblo perdido y en Canadá me gusta mucho el sistema educativo". 

Eso sí, en ningún momento está en sus pretensiones dejarse llevar con el español, ya que, aunque tiene muchas expectativas, no deja de lado que es una beca principalmente de inglés en el que espera llegar con un nivel todavía más alto. 

Así, con el miedo de quien se va un año fuera de casa, pero con la decisión de saber aprovechar ese tiempo, ya prepara su viaje, pese a que restan seis meses para ello. 

Todo ello, eso sí, no hubiera sido posible sin su esfuerzo personal y el de su profesora, Cristina, a la que aprovecha para darle las gracias. Además, anima a aprender el inglés de cualquier manera, uno de ellos, además ameno, es a través de series o películas: "te ayuda bastante". 

Comentarios