SALAMANCA INTERCULTURAL

“¿Salamanca? A mi Salamanca me ha dado la vida”

“¿Salamanca? A mi Salamanca me ha dado la vida”

Lilibeth Granados llegó a los siete años a Santa Marta de Tormes procedente de Perú. Desde entonces, han pasado ya quince años y, aunque guarda cariño a su país, reconoce que Salamanca le ha cambiado la vida

Lilibeth Granados Fuentes nació en el año 1995 en el distrito de Bellavista, uno de los siete distritos pertenecientes a la provincia del Callao, en Perú.

A los pocos años, cuando aún era muy pequeña, su familia decidió mudarse a Lima, la capital, donde vivió sus últimos años antes de abandonar su país de origen y venir a España.

En el año 2003, a la edad de siete años, Lilibeth dio comienzo a su proceso migratorio, motivado por deseo de sus padres, quienes llevaban residiendo en Salamanca, concretamente en Santa Marta, desde el año 2001.

Cuenta cómo fue su madre quien abrió el camino a toda la familia, viniendo sola en búsqueda de empleo. Posteriormente, cuando ella se encontraba situada laboralmente, llegó su marido, quien logró conseguir un empleo similar al que desempeñaba en su país y, una vez ambos habían adquirido unas condiciones de vida favorables, trajeron a Lilibeth y a su hermano.

Al llegar a Salamanca, Lilibeth continuó con sus estudios, escolarizándose en un colegio de Santa Marta, donde cursó segundo de Educación Primaria. Seguidamente, continuaría sus estudios en el colegio salmantino “San Juan Bosco” hasta dar por finalizada la Educación Secundaria Obligatoria. Posteriormente, decidió prolongar su etapa de estudiante cursando bachillerato en el I.E.S Fernando de Rojas.

Actualmente, Lilibeth se encuentra cursando el Grado de Turismo en la Escuela Universitaria de Educación y Turismo de la Universidad de Salamanca, situada en la provincia de Ávila.

¿Qué recuerdos te quedan de Perú?

“Está muy buena la comida de España también, pero es que la comida de Perú es otra cosa, otros sabores muy diferentes. Y la gente... La gente es mucho más cercana, más abierta. Por ejemplo, yo allí vivía con mi abuela en una casa de montaña, no en un piso como aquí, entonces la relación con los vecinos, ese buen rollo en el barrio, por así decirlo, pues era muy guay, mucho más alegre. Aquí la gente es más individualista, va a la suyo y si, te ven, te saludan muy cordial, pero sin más. Son gente con la que llevas toda la vida viviendo en el mismo bloque pero que no conoces”

¿Qué opinas de Salamanca?

“¿Salamanca? A mi Salamanca me ha dado la vida... Es cierto que al venirme a estudiar a Ávila he empezado a apreciar lo que es Salamanca. Cuando vives allí tantos años te parece una ciudad más, pero cuando te vas y te das cuenta de lo que es... Para mí es como la ciudad perfecta, ni muy grande, ni muy pequeña y además es preciosa. Es un punto intermedio entre una gran ciudad, como puede ser Madrid y un pueblo, y si a eso le sumas que encima hay fiesta y cultura, pues siempre tienes algo que hacer, no te aburres, y además puedes llegar a todos los sitios andando”

¿Te gustaría volver a Perú?

“Allí es todo muy diferente, es otro estilo de vida. Ya llevo más de media vida viviendo aquí y, claro, estoy más acostumbrada a esto. La vez que fui de visita era todo muy raro, porque sí, me sentía del sitio donde estaba, con mi familia, con mi gente, pero a la hora de salir a la calle la seguridad que tienes aquí allí no la hay. Tu aquí puedes salir a la calle con tu móvil, como te da la gana y nadie te va a decir nada y allí, lo mínimo te robarán.”

Entre España y Perú, se queda con España, aunque nos cuenta como, en el futuro, cuando finalice sus estudios, le gustaría vivir fuera del país, salir fuera y conocer otras culturas.

“Ya habiendo salido de Perú, creo que lo que me gusta es salir y seguir viviendo en otros sitios, conociendo otras culturas. Es muy interesante chocar con cosas tan diferentes a lo que tú tienes en tu mente establecido como cotidiano. Me gustaría recorrerme el mundo. “

Esperamos que se cumplan todas las expectativas y deseos de esta prometedora joven.