No todos los años son iguales en el tema de incendios pero en cada verano los trabajadores forestales se juegan la vida. Salamanca cuenta con más de 250 personas dedicadas a la prevención y extinción de los fuegos que puedan aparecer en la provincia, descontando de aquí los diferentes Cuerpos de Bomberos existentes. Es decir, 250 trabajadores forestales dependientes de la Junta que, según los sindicatos, están en una situación precaria cobrando en muchos de los casos 700 euros al mes.

El dinero destinado, denuncian, se ha reducido por parte del Gobierno autonómico sucedáneamente desde el estallido de la crisis a pesar de ser un sector realmente complicado. Cierto es que en los últimos años ha habido un claro descenso de hectáreas quemadas dejando aparte el 2012, el peor de los últimos 15 años cuando ardieron más de 15.000, en buena parte debido al devastador incendio de Castrocontigo, en León. En Salamanca, sin embargo, fue una temporada relativamente buena con menos de 100 hectáreas quemadas en 331 incendios declarados en la provincia.

Esta es la tónica que se lleva produciendo en Salamanca desde el 2005 en la que más de 2.000 hectáreas se quemaron en uno de los peores años en la provincia de estos últimos quince. Desde entonces, en los siguientes nueve, el total de hectáreas que ardieron en la provincia ha sido de 805,17, más de la mitad menos que solo en el año citado. Esto ha conseguido situar a Salamanca en la media de Castilla y León, siendo en los mencionados últimos 15 años la cuarta provincia con más hectáreas quemadas, por detrás de León, Zamora y Ávila, con 7.350,37, un 9,8% del total, y la tercera en número de incendios, solo superada por León y Zamora, con 4.073, un 13,82%.

Este año 2015, sin embargo, se ha recrudecido de nuevo la situación. La ola de calor ha afectado a los incendios que, a falta de más de un mes para el final de la campaña, ya han afectado a más hectáreas en Castilla y León de lo que lo hicieron en anteriores ocasiones. Esto a pesar de que la Junta haya destinado más dinero que en 2014 para esta partida. Sin existir datos desglosados ya que el presupuesto irá destinado a las diferentes provincias en función de cuáles sean las más afectadas, este año han sido 52.331.926 euros los destinados a prevención y extinción de incendios, siendo 26.695.000 para la primera y el resto para la segunda. Suponen, estos, cinco millones más que en 2014, todos ellos destinados a la prevención.

Dentro de este apartado se encuentran, entre otras cosas, las torres de vigilancia repartidas por Castilla y León. Soria es la que más tiene con 32, a los que se le suman trece cámaras de vigilancia. A esta le sigue Burgos, con 28 y Segovia, con 22. Salamanca está en los puestos bajos con trece, según los datos que aporta la Junta a través de su página web. Hay que destacar, sin embargo, las peculiaridades de las diferentes provincias donde Soria y Segovia tienen parte de parques naturales y Burgos es una provincia muy amplia con más monte. Cierto es también que estas tres son de las que menos incendios tienen a lo largo del año junto con Palencia y Valladolid.

El número de cuadrillas tampoco destaca en Salamanca siendo León, Ávila y Zamora donde más se pueden encontrar con 20, 14 y 14, respectivamente, seguido por Burgos, Soria y Segovia. Salamanca, con nueve, solo supera a Valladolid y Palencia, según el mapa que la Junta de Castilla y León dispone en su página web. Donde sí destaca Salamanca es en el número de autobombas y bases aéreas con más de treinta de las primeras y tres de las segundas, a las que hay que sumar los medios que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Valoración de la Junta

La Dirección General del Medio Natural afirma que el recorte presupuestario de los últimos tiempos no es la principal causa de los incendios como demuestra el hecho de que el año pasado fue el mejor año de la estadística pese a contar con cinco millones menos. ?Atribuir los incendios al presupuesto y no a los incendiarios y su intencionalidad es un disparate. El punto de vista acertado ha de centrarse en censurar, atacar y denunciar a los que prenden indiscriminadamente con objeto de hacer daño u obtener un beneficio sin importarles el daño que ocasionan al medio ambiente, a la economía, y a la vida de las personas, en especial de los componentes del propio operativo?. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído