El 83 por ciento de los ciudadanos cree que la situación económica de Castilla y León es "mala” o “muy mala”, el 14 por ciento la califica de “regular” y sólo el 0,5 por ciento piensa que es buena. Mientras que el 74 por ciento opina que ha empeorado en el último año, el 21 por ciento que está “igual” y el 2 por ciento que ha mejorado, según el tercer Barómetro Autonómico elaborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) entre septiembre y octubre de 2012.
 
Esa mala percepción sobre la situación económica es aún peor en el caso del conjunto del país, ya que el 92 por ciento de los encuestados considera que es “mala” o “muy mala”. Además, mientras que el 52 por ciento cree que Castilla y León y España se encuentran “igual” en este ámbito, el 24 por ciento opina que la región está “peor” y el 7 por ciento “mucho peor”, frente a un 10 por ciento que dice que es “mejor” y a un 0,3 por ciento que es “mucho mejor”. En la misma línea, el 61 por ciento valora que la crisis se está notando “más o menos igual” que en todo el Estado; el 21 por ciento declara que se está notando “en mayor medida” y el 11 por ciento “en menor medida”.
 
La encuesta muestra la gran preocupación de los habitantes por los efectos de la crisis, ya que para el 84 por ciento de los preguntados el principal problema que existe actualmente es el paro, seguido por los “problemas económicos”, con un 35 por ciento de las respuestas (con posibilidad de elegir varias opciones). En tercer lugar se sitúan “los políticos en general”, con un 18 por ciento de las opiniones; en cuarto, la sanidad, con un 12 por ciento; en quinto, la falta de tejido industrial, con un 9 por ciento; en sexto, la educación, con un 9 por ciento, y en séptimo, la despoblación, con un 6 por ciento.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído