El paso del aula al mundo laboral es un momento vital que suele llegar acompañado de sensaciones como la incertidumbre y el desconocimiento. A los miedos habituales se añade, en el contexto actual, una tasa de paro juvenil del 52% que hace que lograr un empleo se vea como un reto casi inalcanzable. Entre los principales motivos destaca la distancia existente entre la formación, las expectativas de los jóvenes y las necesidades del mercado laboral, según el informe sobre jóvenes y mercado laboral del Observatorio de Innovación en el Empleo (OIE), promovido por Adecco.

Entre otros aspectos, señala que el 80% de los jóvenes universitarios y estudiantes de Formación Profesional no tiene grandes expectativas de ejercer en España la profesión para la que está estudiando. La cifra más alarmante es la de los universitarios de Humanidades: solo un 89% cree que conseguirá un puesto relacionado con su titulación. Las carreras relacionadas con la administración de empresas y las ingenierías recogen las cifras más bajas y, aun así, rondan el 75%. Si se comparan los datos de las universidades públicas y las privadas se observa que las primeras ofrecen menores expectativas a los jóvenes, con un 81% frente al 71%.

La incorporación al mercado laboral se hace más difícil desde la Universidad que desde la Formación Profesional: seis de cada diez universitarios consideran que el salto hacia el mundo laboral es demasiado grande, un 20% más que en el caso de los estudiantes de FP: el 40% piensa que ese salto es excesivo. Por áreas de actividad, la mayor preocupación se observa entre los futuros ingenieros (66%), que superan a estudiantes de humanidades (59%) y administración (58%).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído