El Gobierno anunció ayer que habrá una reestructuración del Impuesto de Sociedades. No se tocarán los tipos, de manera que el incremento de la recaudación se conseguirá modificando las reducciones que existen y el sistema de pagos fraccionados. Este tributo, que pagan las empresas, establece un tipo general del 30% un gravemen especial de entre el 20-25%, pero en la práctica existen exenciones de hasta el 50% y el 100%, lo que hace que las sociedades paguen en la práctica mucho menos.

Las deducciones en el Impuesto de Sociedades por innovación son la principal vía utilizada por las empresas españolas para financiar sus actividades de I+D+i, ya que las usan el 85% de las empresas, según un estudio elaborado por la consultora especializada en optimización de costes Lowendalmasaï. El estudio revela también que el 60% tiene ayudas directas nacionales, aunque solo el 18% de las empresas tiene ayudas internacionales por la dificultad de los procedimientos de presentación y tramitación y, en ocasiones, por la necesidad de crear consorcios de investigación entre empresas que a veces compiten entre ellas.

 
Por otro lado, el estudio pone de manifiesto que solo el 7% de las empresas se beneficia de bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social, aunque Lowendalmasaï cree que su uso podría empezar a aumentar por la falta de cuota sobre la que aplicar las deducciones por actividad de I+D+i. Además, afirma que una mala interpretación de la legislación ha llevado a la falsa creencia de que existía incompatibilidad entre las bonificaciones y las deducciones. Sin embargo, ya hay matizaciones que clarifican la compatibilidad de los dos incentivos, lo que permitirá un incremento en el uso de este tipo de bonificaciones.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído