El foro de encuentro 'Innovación urbana y habitabilidad en las ciudades del futuro' ha servido de marco para la presentación hoy en Salamanca del estudio 'Luz y ciudad', realizado en 78 ciudades españolas por la empresa Philips y el Instituto de Empresa. Esta investigación destaca que la iluminación es el segundo factor más importante en la construcción de imagen de las ciudades, según las opiniones de los encuestados. Por el contrario, un 93% de los ciudadanos desconocen las innovaciones tecnológicas en este materia, como la tecnología LED (del inglés Light-Emitting Diode o diodo emisor de luz), que mejora la eficiencia energética, la calidad de la luz y la durabilidad del alumbrado público. Sin embargo, una vez que son conocidas, se valoran y se demandan.

Gildo Seisdedos, profesor de IE Business School y coordinador de la investigación, asegura que en este estudio han aparecido algunas sorpresas. "La percepción de la luz por parte del ciudadano pasa desapercibida de manera consciente, pero de forma inconsciente se posiciona como segundo factor de influencia en la imagen de una ciudad", ha explicado a DiCYT (www.dicyt.com).

 
Esta importancia contrasta con el desconocimiento acerca de las novedades que en materia de innovación comienzan a aplicar los ayuntamientos. "La posibilidad de cambiar tecnología ineficiente por tecnología eficiente es desconocida por un 93% de los ciudadanos", es decir, "hay un desconocimiento muy amplio y sólo la gente que tiene alguna vinculación con el sector sabe que hay forma de cambiar la tecnología de iluminación generando ahorros y además proporcionando un tipo de iluminación que puede convertirse en un recurso económico de atracción turística o en un elemento de identidad y de expresión de la ciudadanía".
 
"Los ciudadanos valoran mucho la innovación, el problema es que desconocen tecnologías como LED, que permiten conjugar el ahorro y la eficiencia energética con un carácter de proyección de la ciudad, turístico y estético", afirma. Aunque este segundo aspecto puede ser considerado un lujo, en este caso se trata de "un lujo que ahorra". Por eso, "cuando se salva ese desconocimiento la pregunta del ciudadano es por qué no se ha hecho antes".
 
En el estudio, se valoran casos de excelencia y el de Valladolid es "uno de los más llamativos", porque han conseguido actuar sobre el turismo de la ciudad a través de un proyecto de iluminación. "Además de ahorrar, Valladolid ha convertido la nueva iluminación en una forma de poner en valor el patrimonio a través del proyecto Ríos de Luz, que consiste en iluminar de forma artística los activos patrimoniales de la ciudad construyendo una ruta", explica Seisdedos.
 
El cambio de alumbrado no eficiente por LED es algo que "debería estar ya hecho", indica, "por ahorro y porque permitirá la analogía entre la iluminación del hogar y la de la calle", estableciendo qué nivel de iluminación es el óptimo para crear ambientes y colores. En cualquier caso, los expertos consideran que esta nueva tecnología de iluminación se implantará con rapidez.
 
Derroche en iluminación
 
La investigación señala que el 63% del consumo eléctrico de una ciudad se va en iluminación, mientras que un 29% se dedica a dependencias municipales. Uno de los datos más llamativos, aunque extraído de otra investigación, es que España es, junto con Italia y Portugal "el país más derrochador en iluminación".
 
La jornada, celebrada en el Palacio de Congresos de Castilla y León, ha contado con una mesa redonda en la que representantes de varios ayuntamientos han explicado diferentes proyectos de innovación, sostenibilidad y eficiencia energética. Asimismo, una mesa de empresas ha analizado la aportación del sector privado a la iluminación sostenible.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído