El Ayuntamiento de Salamanca ha acogido este viernes una sesión del pleno de la Corporación municipal en el que el acceso a la vivienda ha centrado un intenso debate entre PP y PSOE. Los socialistas presentaron una moción que finalmente fue retirada para que ambos grupos inicien una ronda de reuniones que conduzca hacia un pacto municipal sobre la vivienda. Además, se aprobó un crédito para la construcción de 29 viviendas sociales en el barrio Pizarrales, de la que este diario ya informó días atrás.

En concreto, el socialista Joaquín Corona solicitó que se aprobara en el plazo de seis meses un Plan Municipal de la Vivienda y se instara a la Junta de Castilla y León para considerar y clasificar viviendas sociales al efecto de que se pueda aplicar el IVA superreducido del 4% en su precio final. También la reserva de viviendas para ciudadanos con problemas económicos y la reserva de al menos el 30% de las viviendas en régimen de arrendamiento, con y sin opción de compra. Otra propuesta era construir viviendas sociales en consonancia con las necesidades de los ciudadanos.

Al respecto, el concejal de Fomento, Carlos García Carbayo, detalló las actuaciones del Ayuntamiento durante el último año, como 59 pisos facilitados para que vivan familias en riesgo de exclusión social, cientos de ayudas a familias para poder hacer frente a sus pagos, 33 viviendas sociales para familias desahuciadas, con un alquiler a bajo precio, y medio centenar de familias atendidas en la oficina municipal para desahuciados. También 110 acciones de realojo en Chambería, Vistahermosa y barrio Blanco, y 185 viviendas sociales nuevas, con medidas para abaratar su precio. "Éstos son los datos y los hechos que avalan una política de vivienda comprometida y eficaz", manifestó.

Enfrentamiento dialéctico

En su segunda intervención, el socialista Joaquín Corona replicó al concejal de Fomento: "El panorama que nos relata muestra que parece que no hay problemas. Nos ha contado lo  que hacen, pero no lo que no hacen. En Salamanca hay 12.000 viviendas vacías y el precio del metro cuadrado es el más caro de Castilla y León". De ahí que reiterara sus peticiones. Pero Carlos García Carbayo rebatió de nuevo la propuesta. "Su moción no tiene ni pies ni cabeza, se cae por su propio peso. Insiste en cuestiones que no son posibles, incurre en errores", el primero que no hay obligación de elaborar un Plan Municipal de Vivienda, según establece la Ley de Urbanismo de Castilla y León. "Estamos dispuestos a llegar a acuerdos, pero con propuestas que tengan una base".

En ese momento se endureció el enfrentamiento dialéctico. "Ustedes sí que se caen por su propio peso manteniendo precios de 2.000 euros el metro cuadrado en vivienda usada", manifestó el socialista Joaquín Corona. Y añadió: "Para urbanizar el sector de Las Malotas, donde ninguna industria  ha solicitado instalarse, sí hay dinero. Más interés por lo público y menos por lo privado", lamentando las palabras del edil de Fomento, "imponiendo sus criterios", pues sintió que los argumentos socialistas habían sido menospreciados, en lugar de rebatidos.

En ese momento intervino el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, pidiendo al PSOE que retirara la moción para alcanzar un pacto sobre la vivienda  y alcanzar un entendiemiento entre ambos partidos políticos, como ya ha ocurrido en asuntos de patrimonio. Corona consideró innegociable la moción, siendo partidario de no retirarla, pero el portavoz del Grupo Socialista, Enrique Cabero, le corrigió y sí se retiró la moción. Así, tanto PP como PSOE se han emplazado a mantener reuniones para alcanzar ese pacto, cada uno desde sus puntos de partida, los populares el trabajo del equipo de Gobierno y los socialistas los puntos de la moción presentada.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído